Mientras Novak Djokovic sigue de capa caída, Rafael Nadal no para de ganar.

Djokovic sufrió una nueva derrota, esta vez ante el número 140 del ranking mundial, al sucumbir el miércoles por 6-2, 1-6, 6-3 ante al eslovaco Martin Klizan en la segunda ronda del Abierto de Barcelona.

Nadal, en cambio, ganó otra vez. Flamante campeón del Masters de Montecarlo, el español doblegó 6-4, 6-4 a su compatriota Roberto Carballés Baena para su décima victoria en 11 partidos en el circuito esta temporada.

Djokovic, tratando de recuperar su nivel tras una rebelde dolencia en el codo derecho, no ha podido superar la fase de octavos de final en los cinco torneos que ha disputado este año.

El número 12 del escalafón de la ATP cedió desigualmente el primer set, pero devolvió gentilezas en el segundo. El punto de inflexión en el decisivo tercer parcial se produjo cuando Klizan logró el quiebre de servicio para irse arriba 5-3.

"Es una gran sensación”, dijo Klizan, quien había perdido en los cuatro partidos anteriores que había disputado ante Djokovic. “Soy consciente que no ha podido jugar el mejor tenis, pero es una victoria de todas formas y estoy feliz de estar en tercera ronda”.

Djokovic decidió jugar en la tierra batida de Barcelona tras caer ante Dominic Thiem en la tercera ronda del Masters de Montecarlo la semana pasada. El astro serbio también perdió en sus debuts en Indian Wells y Miami, y fue eliminado en los octavos de final del Abierto de Australia.

Nadal, tras conquistar el domingo su 11mo título en Montecarlo, fue de menos a más para acceder a la tercera ronda. El número uno del mundo ha ganado 38 sets seguidos en arcilla, extendiendo su propio record. También ha salido victorioso en 32 en sus últimos 33 partidos en la superficie, incluyendo 15 seguidos.

“Estoy contento porque he ganado, pero he jugado peor de lo que venía jugando”, señaló Nadal sobre su partido ante Carballés Baena. “Ha sido una buena victoria y más si ves que otros de máximo nivel han perdido, pero no he tenido buenas sensaciones”.

Su rival de turno será su compatriota Guillermo García-López, quien dejó en el camino a Kei Nishikori luego que el japonés se retiró por una lesión.

Nadal necesita alzar su 11ma corona en Barcelona esta semana para permanecer en la cima del ranking.

La jornada fue fatídica para los argentinos: Diego Schwartzman, Leonardo Mayer y Guido Pella se despidieron en la segunda ronda.

Schwartzman perdió 6-2, 6-1 frente al griego Stefanos Tsitsipas, Mayer cayó 6-4, 6-3 ante el ruso Karen Khachanov y Pella sucumbió 6-3, 6-3 contra el eslovaco Josef Kovalik.

También se apuntaron victorias el austríaco Thiem y el búlgaro Grigor Dimitrov. Luego de perder ante Rafael Nadal en la final de Montercarlo el domingo, Kei Nishikori abandonó por molestias físicas tras ceder 6-3 el primer set de su partido ante García-López.