Justo cuando la NBA le ha declarado la guerra a los jugadores que exageran o 'hacen teatro' cuando reciben una falta (lo que los americanos llaman flopping), aparece una voz que justifica este hecho. Y es nada menos la del ala-pívot alemán de los Dallas Mavericks Dirk Nowitzki.

En declaraciones al blog de los Mavericks del Dallas News, la estrella del equipo texano asegura que "nunca nos vamos a deshacer (de las simulaciones)". "Hay que limitarlo, pero es parte del deporte. Es parte de la victoria. Algunos jugadores son inteligentes y hacen un pequeño gesto extra para 'vender' mejor una falta. Para mí, eso es parte del deporte".

Nos encantaría deshacernos de los que son muy malos

El bávaro sí cree que "no quieres los obvios, los muy malos. Nos encantaría deshacernos de ellos, pero si alguien realmente recibe un empujón o un golpe, sólo para llamar la atención de los árbitros para conseguir la falta, no veo ningún problema".

Precisamente, Mark Cuban, propietario de los Mavericks, ha aportado 100.000 dólares a la Universidad de Dallas para que lleven a cabo una investigación acerca de si se puede distinguir entre los choques normales o los fingidos.

Por su parte, el comisionado de la NBA, David Stern, ya ha anunciado que endurecerá los castigos contra los 'teatreros'. De hecho, el pívot de los Miami Heat Chris Bosh, ha sido el último sancionado: tendrá que pagar 5.000 dólares por exagerar en el cuarto partido de las finales ante San Antonio Spurs.