Un gran camión blanco y azul se detiene afuera de un estadio en el centro de Japón y lentamente se expande como si fuera una casa de oración.

Bienvenido a la Mezquita Móvil.

Mientras Japón se prepara para recibir visitantes de todas partes del mundo para los Juegos Olímpicos de 2020, una compañía de eventos deportivos y culturales ha creado una mezquita sobre ruedas que confían hará que los musulmanes se sientan en casa.

Yasuharu Inoue, director general de Yasu Project, dijo que es alarmante saber que es posible que no vayan a haber suficientes mezquitas para los turistas musulmanes en 2020, en un país que se considera parte de la comunidad internacional. De ser necesario, sus mezquitas móviles podrían viajar a diferentes sedes olímpicas.

"Como país abierto y acogedor, queremos compartir la idea de 'omotenashi' ('hospitalidad' en japonés) con la gente musulmana", dijo en una entrevista reciente.

La primera mezquita móvil fue develada esta semana afuera del estadio Toyota, escenario de partidos de la liga japonesa de fútbol. Este estadio está en Ciudad de Toyota, también sede del fabricante de autos del mismo nombre.

La parte trasera del camión alterado de 25 toneladas se abre y muestra una entrada hacia el interior y luego se extiende a un costado, duplicando el ancho del camión. Cuando está completamente abierto, en el interior de 48 metros cuadrados (515 pies cuadrados) pueden caber 50 personas.

Los invitados musulmanes oraron dentro de la mezquita, que también cuenta con una llave de agua y un área para asearse antes orar.

Los estudiantes indonesios que fueron víctimas del tsunami del océano Índico en 2004 también participaron en la ceremonia de debut.

"La mezquita móvil es muy importante para la gente musulmana como los japoneses o turistas, turistas musulmanes que visitan Japón", dijo Nur Azizah, de 14 años. "Se lo quiero mostrar a mis amigos".

Se calcula que en Japón viven entre 100.000 y 200.000 musulmanes.