No fue fácil para los Raptors igualar la mejor seguidilla en la historia de la franquicia.

DeMar DeRozan logró el enceste decisivo en la prórroga y Toronto hiló su undécima victoria, al imponerse el viernes 122-115 sobre los Mavericks de Dallas.

“Nosotros mismos nos complicamos”, consideró el entrenador de los Raptors, Dwane Casey. “Todos los equipos vienen acá y dan su mejor esfuerzo. Estamos aprendiendo a ser las presas y no los cazadores”.

DeRozan sumó 29 puntos, mientras que Jonas Valanciunas acumuló 21 y capturó 12 rebotes por los Raptors, líderes de la Conferencia del Este, quienes ganaron por 18va ocasión en 19 partidos.

“Es algo bueno, pero pienso que todos tenemos una meta superior en mente”, afirmó DeRozan. “No todos los partidos van a ser agradables, pero mientras sigamos encontrando la forma de ganar y juguemos bien, creo que eso será lo importante”.

Kyle Lowry se ausentó para descansar en el segundo partido de Toronto en noches consecutivas. El jueves, los Raptors se impusieron en Indiana.

Fred VanVleet y Delon Wright sumaron 14 tantos cada uno, con lo que ayudaron a que Toronto colocara en 29-5 su foja como local, la mejor de la NBA.

Dallas había ganado tres de cuatro partidos. Harrison Barnes sumó 27 unidades por los Mavs, mientras que Dennis Smith Jr logró 19 y el puertorriqueño José Juan Barea terminó con 18, además de repartir seis asistencias y capturar un rebote.

“Hay otros aspectos importantes, no sólo ganar”, consideró el entrenador de los Mavs, Rick Carlisle”.