A varios miles de kilómetros de distancia, la selección Argentina también se metió en el histórico debate por la despenalización del aborto en su país.

Los arqueros Wilfredo Caballero y Nahuel Guzmán fueron consultados este miércoles durante la primera conferencia de prensa del equipo desde su llegada a Rusia sobre la sesión en la Cámara de Diputados para votar el proyecto que legaliza la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación.

“Soy muy católico y creyente y estoy en contra”, expresó Caballero, quien se perfila como titular para atajar en el debut de los albicelestes ante Islandia el próximo sábado en Moscú. Pero el arquero del Chelsea inglés aclaró que “creo hay situaciones muy graves en las que sí se podría practicar. También creo las mujeres sufren”.

La legislación vigente penaliza la interrupción del embarazo con penas de uno a cuatro años de cárcel excepto en los casos de violación o riesgo para la vida o salud de la madre.

Caballero, el jugador más veterano del plantel argentino, comentó que “vemos las noticias, tenemos todos los canales de Argentina. Lo que decidan, acá no podemos hacer mucho”.

Para Guzmán “no creo es conveniente dar un voto por sí o por no y meternos en una discusión de la cual uno está lejos y no podemos participar”.

Sin embargo, el arquero de Tigres de México dio a entender su posición a favor de la despenalización del aborto al afirmar que “me gusta hacer hincapié en la libertad de las personas para elegir”

“No tengo necesidad de poner un voto. Ojalá la decisión la tomen los que representan al pueblo y se encarguen de eso, de hacer lo que quiere la mayoría”, agregó.

Distintas encuestas mostraron una mayoría a favor de la iniciativa que por primera vez llega al recinto del Parlamento desde que se presentó el primer proyecto en 2005.

En un informe de 2016 el Ministerio de Salud estimó que en el país se realizan entre 370.000 y 522.000 abortos por año pero aclaró que “por tratarse de una práctica clandestina no se dispone de datos precisos”.

Las mujeres de mayor vulnerabilidad social son las más expuestas a sufrir complicaciones de salud tras someterse a abortos clandestinos, sostienen los activistas a favor. En tanto que la iniciativa es rechazada por grupos religiosos, en especial los católicos, y por un sector importante de la corporación médica que sostiene la vida comienza en la concepción y defiende la objeción de conciencia de los galenos.

La sesión en Diputados comenzará al mediodía de Argentina y se extenderá hasta el día siguiente. El resultado de la votación es incierto ya que existe paridad entre los diputados que se han manifestado a favor y los que están en contra. En caso de aprobarse, será girada al Senado. El presidente Mauricio Macri se ha manifestado en contra, pero dio libertad a sus legisladores para votar y anunció que no vetará la ley en caso de aprobarse.