Stephen Curry anotó 29 puntos, incluidos 15 en el tercer periodo, además de repartir ocho asistencias, para que los Warriors de Golden State aplastaran el lunes 123-103 a los Suns de Phoenix.

Kevin Durant consiguió 22 unidades y Draymond Green entregó ocho de las 35 asistencias de los bicampeones defensores de la NBA. El entrenador Steve Kerr se había mostrado decepcionado por la forma en que su equipo enviaba pases, apresuraba los disparos y movía el balón.

“Me gustaría que los disparos fueran grandes, en vez de sólo decentes”, comentó Kerr. “Por ahora nos estamos conformando con los decentes”.

Seguramente a Kerr le gustó el progreso mostrado en la jornada. Los Warriors atinaron el 51,1% de sus tiros en su segundo partido en días consecutivos. El domingo, cayeron por dos puntos en Denver y el viernes ganaron apenas por una unidad en Utah.

Golden State hilvanó su 16ta victoria ante Phoenix. Se trata de su racha invicta más larga ante un solo equipo en la historia de la franquicia. Los 14 triunfos en fila de los Warriors en casa frente a los Suns representan otra marca de la organización.

Klay Thompson anotó 16 puntos pero falló sus cuatro primeros intentos de triple, y finalizó de 6-1 desde la larga distancia. En cuatro encuentros, ha embocado tres de 22 triples.