Critican a presidente liberiano Weah por condecorar a Wenger

El plan del presidente de Liberia y exfutbolista George Weah, de otorgarle a Arsene Wenger la máxima distinción de honor del país del África occidental, fue criticado por los políticos de la...

El plan del presidente de Liberia y exfutbolista George Weah, de otorgarle a Arsene Wenger la máxima distinción de honor del país del África occidental, fue criticado por los políticos de la oposición el miércoles.

Weah, elegido presidente de su país el año pasado, planea condecorar al exentrenador del Arsenal y a otro técnico francés, Claude Le Roy, durante una ceremonia programada para el viernes, debido a que ambos desempeñaron un papel crucial en su carrera futbolística.

Le Roy descubrió a Weah cuando jugaba para un club de Camerún a fines de la década de 1980 y lo recomendó con Wenger, quien en ese entonces era el entrenador del Mónaco en Francia. Wenger tomó el consejo, fichó al liberiano y Weah jugó para el Mónaco, el Paris Saint-Germain y el Milan.

Terminó convirtiéndose en el primer y todavía único africano en ganar el premio al jugador del año de la FIFA en 1995.

El ministro de deporte de Liberia, D. Zeogar Wilson, dijo que a Wenger se le otorgará el rango de Caballero Gran Comandante de la Orden Humana de la Redención Africana. Se prevé que Wenger y Le Roy, actual técnico de Togo, asistan a la ceremonia del viernes, dijeron funcionarios gubernamentales.

Sin embargo, Darius Dillon, político de la oposición, criticó a Weah por usar el máximo honor del país y la oficina presidencial para reconocer a personas que solo jugaron un papel en su “vida personal”.

“El máximo honor del país no puede darse a alguien que no ha hecho algo de forma directa por el país”, aseveró Dillion.

Otros opositores de Weah cuestionaron su decisión. Emmanuel Gonquoi, de los Luchadores por la Libertad Económica de Liberia, la describió como una “completa pérdida de tiempo”.

Weah es el mejor deportista en la historia de Liberia y los mejores años de su carrera coincidieron con la guerra civil del país.

Wilson manifestó que no estaba de acuerdo con las críticas.

“Durante el momento de mayor intensidad en la guerra civil lo único bueno que salió de Liberia fue George Weah y sus proezas futbolísticas”, indicó Wilson. “¿Cómo no podemos honrar a estas personas que lo hicieron llegar hasta donde lo hizo?”.

Cuando fue nombrado jugador del año, Weah dedicó su premio a Wenger y ha dicho que el extécnico del Arsenal fue la influencia más importante de su carrera. Invitó a Wenger a su ceremonia de investidura en enero, aunque el francés no pudo asistir.

Wenger ha elogiado también a Weah.

“La vida de este chico es una película”, comentó el entrenador a principios del año. “Es increíble. Puede hacerse una película increíble”.

Weah, de 51 años, se retiró de las canchas en 2003 y de forma casi inmediata incursionó en la política. No consiguió la presidencia de Liberia en su primer intento en 2005. Sin embargo, la aplastante victoria de Weah en los comicios del año pasado atrajo la atención a su historia inspiradora.

Nació en un barrio pobre rodeado de pantanos a las afueras de Monrovia, la capital, y superó todo tipo de penurias para convertirse en una estrella de fútbol a nivel internacional y posteriormente en presidente de su país.

___

Andrew Jackson Oryada en Kampala, Uganda, contribuyó a este despacho.