La primera etapa de Thierry Henry como entrenador sufrió otro golpe el martes, luego que su club, Mónaco, perdió en casa 3-1 ante el Metz de la segunda división en la Copa de Francia.

Esta última derrota sigue a otro como locales el sábado por 5-1 ante Estrasburgo en la liga francesa, un resultado que tiene al campeón de Francia en 2017 en el penúltimo puesto de la clasificación.

Henry llamó de nueva cuenta al portero croata Danijel Subasic tras una larga ausencia en el club y una sola aparición para el Mónaco desde que alcanzó la final de la Copa del Mundo. Pero sorpresivamente, aun cuando Henry dijo que ganar este duelo era una prioridad para el equipo, dejó en la banca a su recién adquirido refuerzo, Cesc Fábregas.

Cuando hizo ingresar al exmediocampista del Chelsea tras 69 minutos, Metz ya estaba arriba 2-1 en el estadio Louis II.

Mónaco había empatado a través de su máximo goleador, el colombiano Radamel Falcao, pero su debilidad crónica en defensa fue exhibida otra vez mientras Metz alcanzaba cómodamente los dieciseisavos de la competición.

La tarea inmediata para Henry es ganar puntos para ayudar al club a salir de la zona de descenso, empezando el sábado con un partido clave en Dijon, que está dos unidades arriba del Mónaco para ser el 18vo de la tabla.

En otros partidos de la Copa francesa este martes, los clubes de primera división Guingamp, Lille y Tolosa avanzaron.

El campeón defensor, París Saint-Germain, recibe el miércoles al Estrasburgo.