El Barcelona se las verá con el Sevilla en los cuartos de final de la Copa del Rey, revancha de la final que escenificaron el año pasado.

Los azulgranas se han coronado campeones del torneo de copa del fútbol español en los últimos cuatro años. Vapulearon 5-0 al Sevilla en la final del año pasado y también se impusieron 2-0 ante los andaluces en la final de 2016.

El enfrentamiento más reciente se produjo en octubre, cuando el Barcelona ganó 4-2 para desplazar al Sevilla del liderato de la Liga. Los sevillistas apenas han ganado uno de sus últimos cinco partidos para rezagarse a la tercera plaza del campeonato liguero.

"Siendo sincero, a cualquiera que le preguntes es el rival que no quiere, campeón los últimos cuatro años y líder de la Liga”, comentó el técnico del Sevilla Pablo Machín.

El sorteo de los cruces se realizó el viernes, minutos después que la Real Federación de Fútbol de España confirmó que el Barcelona seguía en el torneo tras llevarse un susto al ser denunciados por alineación indebida.

La jueza del comité de competición de la federación desestimó el reclamo del Levante, luego que el Barcelona alineó a un jugador suspendido en el duelo de ida de octavos de final, por haberlo presentado fuera del plazo de 48 horas.

Sevilla será anfitrión de la ida la próxima semana, mientras que la vuelta se jugará en el Camp Nou la semana siguiente.

Los otros duelos en cuartos serán Real Madrid-Girona, Getafe-Valencia y Espanyol-Real Betis.

Emilio Butragueño, el director de relaciones institucionales, advirtió que Girón es un rival de cuidado tras haber eliminado al Atlético de Madrid en la ronda de octavos.

“Esto tiene muchísimo mérito porque el Atlético no es fácil en estas eliminatorias”, dijo Butragueño.