Por segundo día consecutivo, los abogados de la NFL y del sindicato de jugadores se reunieron de manera separada con un juez federal para tratar de resolver su disputa legal sobre si la suspensión de cuatro partidos que le impuso el comisionado Roger Goodell al quarterback Tom Brady, de los Patriots de Nueva Inglaterra, debería mantenerse.

Brady ha dicho en varias ocasiones que no sabía nada sobre una conspiración para desinflar los balones  Las reuniones matutinas de dos horas de duración sucedieron un día después de que el juez Richard M. Berman, de una corte federal de Manhattan, supervisó más de cuatro horas de discusiones que tienen la intención de hacer que ambas partes se dirijan a un acuerdo respecto a una disputa por el uso de balones desinflados que amenaza con empañar el inicio de la próxima temporada en septiembre.

Ni Brady ni Goodell acudieron a las conversaciones el jueves. El juez dijo a ambas partes que no es necesario que Brady y Goodell acudan a una audiencia programada para el próximo miércoles.

El mes pasado, Goodell ratificó la suspensión de Brady, concluyendo que el quarterback "sabía, aprobó, accedió y proporcionó incentivos y recompensas" para apoyar un plan en el que un empleado de los Patriots desinfló balones antes de la victoria de Nueva Inglaterra por 45-7 sobre los Colts de Indianápolis en el juego de campeonato de la Conferencia Americana del 18 de enero. Los Patriots avanzaron hasta ganar el Super Bowl.

Brady ha dicho en varias ocasiones que no sabía nada sobre una conspiración para desinflar los balones. El sindicato de jugadores, que desafía la suspensión, sostiene que no existen pruebas de que los balones hayan sido desinflados.

No se prevé que haya conversaciones adicionales con el juez antes de una audiencia programada para la próxima semana, aunque se espera que los abogados sigan las negociaciones por su cuenta.

Si no hay acuerdo, Berman decidirá si se mantiene la suspensión de cuatro partidos a Brady La reunión del jueves se llevó a cabo porque los abogados no habían terminado sus reuniones con Berman cuando abandonaron el tribunal el miércoles luego de cuatro horas de conversación.

Si no hay acuerdo, Berman decidirá si se mantiene la suspensión de cuatro partidos a Brady para el inicio de la temporada.

El miércoles, el juez federal puso a la NFL a la defensiva al exigir ver las pruebas que vinculan directamente a Brady con los balones desinflados y al restarle importancia al drama de la controversia.