La Conmebol retiró al viernes al dirigente uruguayo Wilmar Valdez de su cargo como representante del ente rector del fútbol sudamericano ante el Consejo de la FIFA.

En un congreso extraordinario realizado en Santiago de Chile, las asociaciones miembros de la Conmebol votaron por unanimidad revocar el mandato de Valdez, expresidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol, ante el órgano de la FIFA.

“La revocatoria es con efecto inmediato”, indicó la Conmebol.

La Conmebol nombró de manera interina a Claudio Tapia, actual presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, para asumir la representación ante el Consejo de la FIFA.

“La Conmebol iniciará los procesos pertinentes a efectos de llamar a Congreso con la finalidad de ocupar la vacancia de manera definitiva en cumplimiento de la normativa vigente de la FIFA y de esta Confederación”, añadió la entidad sudamericana.

El martes pasado, la AUF (las iniciales de la federación uruguaya) ya había aconsejado que Valdez fuera retirado del Consejo de la FIFA.

Valdez, de 53 años, asumió su cargo en la FIFA en 2016, a cambio de no competir por la presidencia de Conmebol con el paraguayo Juan Ángel Napout, encarcelado luego en Estados Unidos por los escándalos de corrupción de FIFA.

Valdez dimitió a su cargo de presidente de la AUF en julio de 2018, en medio de un escándalo de grabaciones secretas en las que habla de coimas para comprar cámaras de seguridad y redes lumínicas para estadios. La justicia está estudiando el caso, en el que se han visto involucrados dirigentes, integrantes del gobierno y periodistas deportivos.

Un mes después, la FIFA intervino la AUF para lograr que sus estatutos se modifiquen y el poder lo ejerzan no solo los clubes sino también otros actores del fútbol uruguayo.