Agigantado por la goleada que le propinó a Independiente Medellín en la final del fútbol colombiano y el poder contar otra vez con Teófilo Gutiérrez, Atlético Junior enfrentará el miércoles al local Atlético Paranaense en una final de la Copa Sudamericana entre clubes que buscan su primer título internacional.

El partido de ida en Barranquilla terminó con un empate 1-1 y el gol como visitante no tendrá doble valor. Si después de los 90 minutos empatan, se disputarán un alargue de 30 minutos y, de persistir la paridad, el campeón se definirá con una definición de tiros desde el punto penal.

Junior se instaló en Curitiba, la capital del estado de Paraná, en el sur de Brasil, desde el domingo. Lo hizo apenas horas después que aplastaron 4-1 al Medellín para quedar acariciando su séptimo campeonato en la liga colombiana.

La ambición es grande y los objetivos del conjunto de Barranquilla, en el Caribe colombiano, son la Copa y el torneo Clausura.

Y se animan más al recuperar a su estrella Gutiérrez y al zaguero Gabriel Fuentes, expulsados contra Santa Fe de Bogotá en la vuelta de la fase semifinal. Ambos podrán alinear tras cumplir la suspensión de un partido.

“Teo” se lastimó una pierna contra Medellín pero se recuperó. El técnico uruguayo Julio Comesaña confirmó al delantero en la formación, al igual que al arquero uruguayo Sebastián Viera.

“Falta mucho, 90 minutos son largos, imagínense un alargue. Pero si hay penales, bienvenidos sean. Tengo confianza, pero estamos pensando en el partido. Pensamos vivir el partido en los dos tiempos”, dijo Viera.

Comesaña consideró clave disminuir la presión de sus hombres en un momento clave: “hay que centrarse en lo futbolístico e ir a buscar el título con los pies sobre la tierra”, dijo.

Por el buen momento que pasa y la condición de local, Paranaense es favorito para quedarse con el título. Sus atacantes Nokao, la figura del torneo, y Pablo han convertido tres goles cada uno, uno más que el colombiano Luis Díaz de Junior. Otro colombiano, Nicolás Benedetti de Deportivo Cali, comanda la tabla de artilleros con cinco.

Lo jugadores de Paranaense además tendrán la ventaja del piso sintético del estadio Arena da Baixada, al que no están acostumbrados los de Junior.

Pablo, autor del tanto en Barranquilla, salió lesionado y en la sesión del lunes se entrenó diferenciado de sus compañeros. El estratega Tiago Nunes tiene como alternativas a Bergson y Rony en caso que no pueda actuar.

Ambos clubes fueron fundados en 1924 y procuran su primera copa internacional de envergadura. Paranaense es el que más cerca ha estado de una consagración: sucumbieron ante Sao Paulo en la final de la Copa Libertadores de 2005.

El campeón de la 17ma edición de la Copa Sudamericana disputará la Recopa Sudamericana de 2019 ante River Plate, que superó a Boca Juniors en la final de la Copa Libertadores 2018.

La vuelta de la final de la Sudamericana se jugará desde las 2345 GMT. El escenario en Curitiba, con capacidad para 41.000 aficionados, fue remodelado para el Mundial de 2014.