Con Colón y Dickey, los Bravos desafían el paso del tiempo

La intención de los Bravos de Atlanta era añadir veteranía a su rotación. Pero con Bartolo Colón y R.A. Dickey, quizás se les fue un poco la mano.Colón es el dominicano de 43 años que ha prolongado...

La intención de los Bravos de Atlanta era añadir veteranía a su rotación. Pero con Bartolo Colón y R.A. Dickey, quizás se les fue un poco la mano.

Colón es el dominicano de 43 años que ha prolongado su carrera tirando con precisión una recta de 87 millas por hora. Dickey es el nudillero de 42 años que entre 2011-15 fue el cuarto pitcher con más innings lanzados en las mayores.

Con sendos pactos de un año, los Bravos invirtieron un total de 20,5 millones de dólares para ser el primer club desde los Medias Rojas de Boston que inicia una campaña con dos abridores tan longevos.

¿Qué pretenden? Nada más que consuman la mayor cantidad innings posibles y ser mentores de una oleada de jóvenes lanzadores.

"No está mal tener gente con esa experiencia", comentó el manager Brian Snitker. "Varias veces el año pasado, con todos estos chicos que tenemos, me quedé pensando que necesitábamos esa veteranía. Se puede aprender con tan solo mirar".

"En teoría, no van a bloquear a ninguno de nuestros prospectos. Tendrán más tiempo para formarse sin tener que apurarles", añadió el gerente general de los Bravos John Coppolella.

En 2016, los Bravos se hundieron en la cola del Este de la Liga Nacional con una marca de 68-93. Pero los aportes del torpedero Dansby Swanson y el jardinero venezolano Ender Inciarte fueron vitales en el resurgir que tuvieron en la segunda mitad de la pasada campaña.

Ganaron 20 de sus últimos 30 partidos, convenciéndose de que es posible adelantar los plazos que se fijaron para volver a ser un equipo dispuesto a pugnar por los primeros lugares.

También incidió la adquisición del jardinero izquierdo Matt Kemp, con un OPS de .906 tras la pausa por el Juego de Estrellas. El primera base Freddie Freeman fijó un récord personal con 34 jonrones y quedó sexto en la votación al Jugador Más Valioso. Inciarte ganó un Guante de Oro por su defensa en el bosque central.

Son buenas señales de cara a la apertura este año de su nuevo estadio, mudándose del Turner Field en el centro de Atlanta al SunTrust Park en los suburbios.