Las compañeras de la joven futbolista Leidy Johanna Asprilla, hallada muerta cuatro días después de su desaparición, le rindieron un emotivo homenaje en su entierro el viernes: cargaron con su ataúd y dieron una simbólica vuelta olímpica al estadio de El Cerrito, al este de Cali.

El cadáver de la jugadora, de 22 años, fue encontrado el miércoles en medio de la maleza en la carretera Cerrito-Rozo, por donde circulaba en motocicleta, en el departamento sudoccidental del Valle del Cauca. Según los forenses, el deceso es “compatible con un accidente de tránsito”.

Tras los homenajes en el estadio, las futbolistas llevaron el féretro al cementerio municipal en medio de globos blancos, flores y jóvenes con la camiseta con el número 10 del Orsomarso, el equipo del que era capitana, y la leyenda: "Siempre te recordaremos... Vuela alto Asprilla".

La efectiva mediocampista ofensiva se recuperaba de una lesión en una rodilla y esperaba competir en la Liga Profesional Femenina. Asprilla inició su carrera en el Generaciones Palmiranas antes de pasar al Orsomarso. Formó parte de las selecciones de Colombia Sub15, Sub17, Sub20 y mayor, donde era muy apreciada.

Nicole Regnier, estrella del balompié femenino colombiano, se despidió de su compañera a través de las redes sociales con un video y el mensaje: "Aquí te dejo un pequeño homenaje Negrita. Me quedo con el honor de haber sido tu peor alumna de salsa choke. Te quiero niche, extrañaremos tus gambetas y tu alegría. Y allá arriba, donde sea que estés, no perdás nunca esa sonrisa, te quiero hermana. Buen viaje”.

La jugadora salió de su casa en El Cerrito la mañana del domingo, presuntamente para encontrase con su amiga Laura Osorio en Palmaseca, a las afueras de Cali, según indicaron familiares ese mismo día, cuando reportaron la desaparición.