Nada ni nadie puede con este Manchester City, enrumbándose al título de la Liga Premier como si fuera una procesión.

Al capitalizar dos despistes defensivos de Romelu Lukaku, el City fijó un récord de victorias consecutivas en la Premier al vencer el domingo 2-1 a Manchester United, sacándole una ventaja de 11 puntos a su acérrimo rival.

Ambos fallos del atacante belga se produjeron en el área chica del United al defender en jugadas de pelota detenida. El español David Silva y el argentino Nicolás Otamendi no perdonaron a boca de jarro a los 43 y 54 minutos.

Marcus Rashford le dio el empate transitorio al United, también con la ayuda de un error de la zaga rival en el duelo de los dos mejores equipos de Inglaterra.

En el otro derbi de la jornada dominical, el de Merseyside, el penal convertido por Wayne Rooney a los 77 minutos le dio a Everton el empate 1-1 contra Liverpool. A primera hora, un gol de cabeza de Olivier Giroud a dos minutos del final rescató para Arsenal el empate 1-1 en su visita a Southampton.

Al embolsarse los tres puntos de su visita a Old Trafford, el City encadenó su 14va victoria seguida en la liga, algo nunca alcanzado en el curso de una temporada en la división de honor. Arsenal hilvanó 14 triunfos en 2002, pero a lo largo de dos temporadas.

Para poner en contexto lo que ha hecho el City, los 46 puntos que ha cosechado le hubieran dado el octavo puesto de la liga la pasada temporada. Recién es diciembre.

Y el equipo de Pep Guardiola lo está haciendo con categoría. Con victorias 5-0 ante Liverpool y 1-0 frente a Chelsea en Stamford Bridge, el City se presentó al feudo del otro integrante del cuarteto de vanguardia y acabó con un 65 por ciento de la posesión y el doble de remates.

Fue la primera derrota del United en Old Trafford desde septiembre del año pasado, cuando perdió precisamente ante su vecino. El City se encargó de poner fin a la racha récord de 40 partidos del United sin perder en su casa.

Y le dio a Guardiola otra victoria ante su némesis José Mourinho, la novena en 20 duelos entre los dos estrategas. Mourinho ha ganado cuatro.

Al cabo de 16 fechas, el City continúa sin conocer la derrota en la liga y parece imparable en la búsqueda de su primer título de liga con Guardiola. Chelsea, dirigido por Antonio Conte, es tercero en la tabla 14 puntos abajo del City, demasiado lejos para poder refrendar el título.

El partido comenzó bajo una leve caída de nieve y el tanto de Rashford dejó helado al City, que abrumó durante varios momentos al cuadro rival. Kevin De Bruyne y Silva, en particular, tuvieron mucho espacio en el medio campo sin que Nemanja Matic y el español Ander Herrera decidieran subir o replegarse.

Mourinho se quejó que el árbitro Michael Oliver no pitó un penal en el tramo final, cuando el volante español Ander Hererra cayó en el área tras una entrada de Otamendi. En cambio, Herrera fue amonestado por simular la falta.

“Fue un penal claro. Lo lamento por nosotros y por Michael, me parece que tuvo una buena actuación pero fue un penalti evidente”, declaró el portugués.

Guardiola, desde luego, lo vio de manera distinta.

“Ganamos porque fuimos superiores”, dijo Guardiola.

Y en un mensaje para sus detractores, el entrenador catalán remarcó: “Estoy feliz porque mucha gente decía que no se podía ganar en Inglaterra con este estilo de juego”.

En su estadio Anfield, Liverpool se había adelantado poco antes del descanso mediante el gol de Mohamed Salah. El atacante egipcio se consolidó en la cima de la tabla de cañoneros de la Premier con 13 conquistas.

El local tenía el partido dominado hasta que un empujón de Dejan Lovren derribó a Dominic Calvert-Lewin. Rooney se encargó de la pena máxima, definiendo con un disparo por todo el medio, para su primer tanto en el derbi, ahora en su segundo ciclo con Everton.

Sam Allardyce sigue invicto en los tres partidos que ha dirigido tras su nombramiento como técnico de Everton. Aunque no gana en Anfield desde 1999, sacar el punto en la cancha de su clásico rival fue un buen premio para Everton, décimo en la tabla.

Liverpool se mantiene en el cuarto lugar, a dos puntos del tercero Chelsea.

El delantero francés, que ingresó en el segundo tiempo, peinó el centro desde la izquierda colgado por el chileno Alexis Sánchez. Fue el premio al empuje final de Arsenal en el estadio St. Mary.

Fue el 17mo gol de Giroud como suplente para empatar un récord de la Premier, que ahora comparte con el noruego Ole Gunnar Solskjaer de Manchester United.

Charlie Austin puso en ventaja a Southampton tras un contragolpe en el tercer minuto, el cuarto gol del delantero en sus últimos tres partidos como titular.

Arsenal quedó en el quinto lugar de la tabla, un punto por delante de Tottenham y Burnley. Southampton, el equipo dirigido por el técnico argentino Mauricio Pellegrino, se sitúa décimo.