La primera participación de Chivas en un Mundial de Clubes sumó otro fiasco para México.

El campeón de la CONCACAF no supo sostener la ventaja que tomó temprano en el partido y sucumbió el sábado 3-2 ante el Kashima Antlers japonés en los cuartos de final del torneo.

Chivas se convirtió en el séptimo club mexicano en disputar el torneo de la FIFA que reúne a los campeones de sus confederaciones, pero ninguno de los siete ha podido alcanzar la final.

"La gente está en su derecho de quejarse, no le dimos lo que estaban esperando”, dijo el técnico de Chivas, el paraguayo José Saturnino Cardozo. “Somos el club más grande de México y yo soy el responsable".

Dos años después, el campeón de Asia volverá a verse con el Real Madrid, ahora en semifinales. Kashima fue anfitrión de la edición de 2016 y enfrentó al campeón de Europa en la final, un partido en el que el conjunto español, con una tripleta de Cristiano Ronaldo, remontó para consagrarse con un triunfo 4-2 tras un alargue.

El sábado, todo pareció a pedir de boca para Chivas con el gol de su delantero Ángel Zaldívar a los tres minutos al cabecear un centro de Isaac Brizuela. Cerca del descanso, el Guadalajara dispuso de dos oportunidades para ampliar la diferencia: el arquero rival Kwoun Sun Tae le detuvo un disparo a Zaldívar y luego Orbelín Pineda estrelló un remate en el travesaño.

Pero el “Rebaño Sagrado” Cardozo fue de menos a más en el estadio Hazza Bin Zayed de Al Ain.

Kashima salió a presionar más en la segunda parte y encontró el empate a las 49 con el tanto de Ryota Nagaki tras un contragolpe. Tras recibir un pase por el medio del portero, el delantero brasileño Serginho cedió hacia Shoma Doi por la izquierda. Al avistar a Nagaki en el medio del área, sirvió un centro rasante que su compañero solo debió empujar al fondo.

Los japoneses le dieron la vuelta al marcador a los 70 con un penal ejecutado por Serginho tras una falta del volante Michael Pérez sobre Doi.

El tercero de Kashima, a los 82, fue de espléndida ejecución. Hiroki Abe, quien había ingresado en el segundo tiempo definió con un remate a la escuadra desde el borde del área tras hacer la pared con Koki Anzai.

Chivas no bajó los brazos y, con la intervención del videoarbitraje, facturó su segundo tanto en el cuarto minuto de los descuentos al señalarse un penal. Suntae contuvo el disparo del delantero Alan Pulido, pero el aquero dejó el balón suelto en el área y su compañero brasileño Leo Silva lo terminó empujando en propia meta al buscar el rechace.

“Íbamos ganando y lo dejamos escapar nosotros mismos", lamentó Cardozo.

Por el pase a la final, Kashima enfrentará al Real Madrid el miércoles en el estadio Zayed Sports City de Abu Dabi.

La otra semifinal será disputada por el anfitrión Al Ain ante River Plate de Argentina, flamante campeón de la Copa Libertadores. Al Ain avanzó tras derrotar 3-0 a Esperance Sportive de Túnez.