Chile gana en penales y avanza a final de la Confederaciones

Campeón de América, finalista de la Copa Confederaciones y rey indiscutido de los penales.Con un Claudio Bravo titánico, Chile superó a Portugal en una definición por penales y avanzó el miércoles a...

Campeón de América, finalista de la Copa Confederaciones y rey indiscutido de los penales.

Con un Claudio Bravo titánico, Chile superó a Portugal en una definición por penales y avanzó el miércoles a la final de la Copa Confederaciones, donde cualquiera que sea su rival entre Alemania y México tendrá que asegurarse de liquidar al conjunto andino antes de recurrir a los 12 pasos.

Chilenos y portugueses se fueron a los penales en Kazán tras igualar sin goles en los 90 minutos reglamentarios y los 30 de prórroga.

Bravo atajó los tres remates que encaró de Ricardo Quaresma, Joao Moutinho y Nani, los dos primeros tirándose a su derecha y el último con un salto a su izquierda. Cristiano Ronaldo, la figura descollante de los monarcas europeos, ni siquiera alcanzó a cobrar su tiro, y tuvo que conformarse con ver desde el centro de la cancha mientras Arturo Vidal, Charles Aránguiz y Alexis Sánchez metían sus disparos.

“Siempre los penales es un punto a favor”, resumió Vidal a pie de cancha, exhibiendo una inusual preferencia por una vía que la mayoría de las selecciones buscan evitar a toda costa. Pero el mediocampista de Bayern Munich tiene buenos motivos para derrochar semejante confianza: Chile conquistó sus dos coronas de la Copa América en 2015 y 2016 al vencer a Argentina en sendas definiciones por penales.

Bravo fue protagonista en apenas su segundo partido del torneo, tras perderse los dos primeros por una lesión que lo tuvo marginado desde fines de abril.

“Estuvo impresionante”, sentenció también en la cancha el técnico Juan Antonio Pizzi, quien el domingo buscará su segundo título al mando de Chile luego de ganar la Copa América Centenario del año pasado en Estados Unidos.

Como suele suceder con el campeón de Sudamérica, sus jugadores corrieron, marcaron y buscaron el arco rival de principio a fin, aunque sin conseguir superar al portero Rui Patricio. Chile estuvo a punto de ganar cuando restaban dos minutos de la prórroga, pero el poste le negó el gol en remates sucesivos de Vidal y Martín Rodríguez.

Rui Patricio también atajó un mano a mano con Eduardo Vargas en los primeros compases del encuentro, y después le tapó una espectacular tijera al mismo delantero chileno.

Al final del encuentro, el desgaste del esfuerzo era evidente en el plantel de Chile, que tuvo apenas dos días de descanso antes de la semifinal, uno menos que Portugal.

“La verdad que todo es muy difícil, todo muy peleado, dos equipos de primerísimo nivel, pero un corazón que excede lo que uno habitualmente ve en los futbolistas”, expresó Pizzi. “A nosotros todo nos cuesta, de la única forma que podemos competir es como hoy, como los partidos anteriores, estando al límite, así emparejamos”.

“Nos queda la tranquilidad de haber hecho un partido muy inteligente donde el físico no nos daba, pero sí la parte anímica”, agregó.

México y Alemania jugarán la otra semifinal el jueves en Sochi, y la final se disputará el domingo en San Petersburgo.

Cualquiera que sea el rival, esta generación chilena se apresta a seguir cosechando logros, así sea batallando en partidos cerrados como esta semifinal y las dos finales ante Argentina, también saldadas sin goles en el tiempo reglamentario.

"Creo que el temor lo tienen más ustedes (la prensa) que nosotros, que estamos habituados a competir ante estos grandes jugadores y salimos airosos, victoriosos”, afirmó Bravo. “Somos un grupo fuerte en aspecto psicológico. Desde el momento en que pusimos el pie acá siempre mostramos que queremos seguir vigentes".

"Coronar pasos exitosos en este proceso de selección nos deja satisfechos, pero queda un paso importante y estamos orgullosos de repetir una nueva final", agregó.

Cristiano tuvo algunas ocasiones de anotar en el tiempo reglamentario, incluyendo un remate que mandó a los brazos de Bravo y un cabezazo a los 85 minutos que salió apenas desviado. Además, Bravo le atajó un mano a mano a André Silva en los minutos iniciales.

“Creo que fue un partido excelente, una buena plataforma para el fútbol, con dos equipos excelentes”, valoró el timonel de Portugal, Fernando Santos.