Alex Smith se sometió a la tortura de ver el video de la derrota de los Chiefs ante los Steelers "un montón de veces" esta semana, todavía tratando de averiguar qué salió mal en una humillante paliza.

Como si no hubiese tenido suficientes pesadillas al respecto.

Ben Roethlisberger lanzó cinco pases de touchdown, Le'Veon Bell brilló en su regreso a la acción tras una suspensión de tres partidos y los Steelers anotaron 22 puntos en el primer parcial. Pittsburgh llegó a tener ventaja de 36-0 antes que Kansas City anotara, y finalmente aplastó por 43-14 a los eventuales campeones del Oeste de la AFC por 43-14 aquella noche en octubre.

"Pasó bastante tiempo", dijo Smith. "Así que ellos han cambiado. En el rumbo de la temporada, han cambiado y se encaminaron en una cierta dirección. Además, cambian mucho cada semana".

Pero los Chiefs (12-4) también son un equipo distinto.

El wide receiver Tyreek Hill se ha convertido en uno de los novatos más dinámicos en la NFL, al pasar de ser un arma en equipos especiales a un jugador que marca la diferencia en el ataque.

El defensor Justin Houston también puede inclinar un encuentro, y se espera que esté disponible tras perderse el primer encuentro por una cirugía de rodilla.

Además, este partido contra los Steelers (12-5) será en el estadio Arrowhead de Kansas City en vez del Heinz Field, y el ganador se clasificará a la final de la AFC.

"Nos pintaron la cara en el primer encuentro", dijo el centro de los Chiefs, Mitch Morse. "Tuvimos que hacer un autoanálisis y darnos cuenta que somos un buen equipo. Teníamos que tomar nota de nuestra situación. Aprendimos mucho de ese partido, y pudimos dar el siguiente paso".

De hecho, los Chiefs ganaron cinco al hilo luego de la derrota en Pittsburgh, una racha que cambió el rumbo de su temporada.

Al final superaron a Oakland en la lucha por el título de la división, para poder descansar en la primera ronda de los playoffs y conseguir la ventaja de local.

Los Steelers prácticamente tuvieron un paseo en la primera ronda, al aplastar a Miami la semana pasada.

"Creo un partido de postemporada como visitante es una cosa", comentó el entrenador de los Steelers, Mike Tomlin, "pero en un estadio legendario como ese, es algo totalmente distinto. Estamos emocionados, y los respetamos".

Los Steelers han jugado suficientes partidos importantes en su historia como para no intimidarse por la visita a Kansas City, donde los Chiefs no ganan un partido de playoff desde la campaña de 1993.

Además, ya arrollaron a los Chiefs esta temporada.

"Si necesitas la motivación de la revancha para ganar en los playoffs, significa que tienes un problema", dijo Roethlisberger. "Estás en los playoffs, así que tienes que entregarte al máximo".