Robbie Gould convirtió un gol de campo de 38 yardas en la prórroga, para guiar el domingo a los Bears de Chicago hacia una victoria por 23-20 sobre los Ravens de Baltimore, en un partido que se interrumpió un par de horas por un aguacero torrencial.

La lluvia regresó en el tercer cuarto Justin Tucker empató el encuentro por los Ravens mediante un gol de campo de 21 yardas, al final del tiempo regular.

La interrupción llegó después de que Tucker acertó otro gol de campo, de 52 yardas, cuando restaban 4:51 minutos del primer cuarto. Se ordenó que los espectadores se guarecieran y los jugadores se dirigieron a los vestuarios, en medio de la lluvia y el vendaval que azotaba el Soldier Field.

Los jugadores salieron unas dos horas después, cuando el cielo se despejaba y el sol asomaba. Sin embargo, la lluvia y el viento volvieron en el tercer cuarto, y en el graderío abundaron los impermeables.

Gould definió el encuentro con la patada en tercera y ocho, cuando restaban 8:41 minutos del tiempo extra.