Juergen Klopp exhortó a los hinchas del Liverpool a pensar sobre la imagen del club a nivel mundial cuando los jugadores de la Roma lleguen al Anfield el martes para el partido de ida por las semifinales de la Liga de Campeones.

Los seguidores de Liverpool arrojaron latas, botellas y bengalas al autobús del Manchester City mientras éste recorría las estrechas calles cercanas al estadio antes del juego de ida de los cuartos de final de la Champions.

Klopp se dijo en ese entonces "avergonzado" y "apenado" por los incidentes, y pidió que tales escenas previas al encuentro no se repitan durante la llegada de la Roma.

"Este es un fantástico club de fútbol, una sobresaliente familia del fútbol, conocido en todo el mundo por su fantástico ambiente", sostuvo Klopp el lunes, "por lo que no necesitamos arrojar nada al autobús. Por favor muéstrenles el respeto que se merecen".

La UEFA inició procedimientos disciplinarios contra Liverpool por la agresión contra el autobús del City, acusando al club de los actos que dejaron daños y disturbios de su público.

El caso no será atendido por el órgano disciplinario de la UEFA hasta el 31 de mayo _después de la final de la Champions_, por lo que toda sanción que reciba el equipo sería aplicada la próxima temporada. Un segundo incidente violento generaría un castigo más severo e incluso la UEFA podría optar por adelantar sanciones para el partido de vuelta en Roma de la próxima semana.

Liverpool emitió un comunicado el martes en que indicó que los hinchas que encendieron bengalas y otra pirotecnia fueron arrestados y procesados y que problemas en las tribunas podrían causar que la "asignación de boletos se vea reducida para partidos futuros".

"Yo realmente pienso que podemos mostrar qué tan maravillosa es la ciudad y la gente de Liverpool y el espíritu del club", dijo Klopp.