El italiano Marco Cecchinato, tercer clasificado, ganó el domingo la final del Abierto de Argentina, para llevarse su tercer título y dejar decepcionados a los aficionados al vencer al favorito local, Diego Schwartzman.

Cecchinato, de 26 años, venció con facilidad 6-1, 6-2 a Schwartzman, cuarto clasificado, en la cancha de arcilla al aire libre. Número 19 en el ranking mundial, Schwartzman buscaba convertirse en el primer argentino en ganar el torneo desde la consagración de David Nalbandian en 2008.

Schwartzman salvó un punto para partido para eliminar al campeón defensor, Dominic Thiem, en una semifinal que le exigió 2 horas y 31 minutos.

Pero el domingo fue muy diferente, ya que Cecchinato, semifinalista del pasado Abierto de Francia, no le concedió muchas oportunidades desde el inicio.

“Marco jugó un gran partido, no me dejó hacer nada y es el justo campeón”, dijo Schwartzman. “Volveré por revancha los próximos años”.