Jordan Phillips recibió un costoso castigo por una actitud deportiva ante su equipo anterior, lo que abrió la puerta a un touchdown con nueve minutos restantes del duelo que los Dolphins de Miami ganaron el domingo 21-17 a los Bills de Buffalo.

Miami resistió dos series ofensivas de los Bills en la recta final, y Charles Clay estuvo a punto de capturar un pase a la desesperada de Josh Allen en cuarto down, zambulléndose sobre la línea de gol en el último minuto.

Allen lanzó para 231 yardas y corrió para 135. Con ello, impuso un récord de la franquicia, de más yardas terrestres de un mariscal de campo, por segunda semana consecutiva. Buffalo cayó pese a superar a los Dolphins por 415 yardas contra 175.

Los Dolphins (6-6) cortaron una racha de dos derrotas seguidas y ganaron apenas por tercera ocasión desde la semana tres, con lo que fortalecieron sus ligeras esperanzas de postemporada.

Buffalo (4-8) se concentrará en su limitado y habitual papel durante el final de la temporada. Buscará echar a perder las esperanzas de otros equipos, y lo más que puede lograr es colocarse en la marca de .500.

Los Bills no han tenido fojas ganadoras salvo en tres de los últimos 19 años.