Derek Carr lanzó un pase de seis yardas para touchdown a Derek Carrier con 21 segundos por jugar, antes que Chris Boswell se resbalara durante el intento del potencial gol de campo del empate, de 40 yardas, en la última jugada, y los Raiders de Oakland vencieron el domingo 24-21 a los Steelers de Pittsburgh.

Ben Roethlisberger volvió de una lesión en las costillas para conducir la serie del touchdown de la ventaja, a la cual Carr respondió para poner adelante a los Raiders (3-10). “Big Ben” conectó entonces un envío que, tras un pase lateral, se convirtió en una jugada de 48 yardas que colocó a Boswell en posición de conectar el gol de campo que igualara el marcador; sin embargo, su pie de apoyo resbaló y su patada salió débil y baja, por lo que el balón se estrelló en la línea, y los Steelers (7-5-1) sumaron su tercera derrota consecutiva.

Carr lanzó dos pases de touchdown en el último cuarto para los Raiders, en camino a conseguir su 16to regreso para ganar en el último cuarto. En total pasó para 322 yardas, incluido un touchdown de tres yardas que adelantó a Oakland 17-14 con 5:20 por jugar.

Roethlisberger volvió entonces, tras perderse las primeras cuatro series ofensivas de la segunda mitad, y guió a los Steelers a la anotación de la ventaja, un pase de una yarda a JuJu Smith-Schuster, antes de terminar perdiendo otra vez en una visita a Oakland. El quarterback de Pittsburgh tiene marca de 0-4 en el Coliseo y los Raiders continúan como el único rival de la Conferencia Americana al que jamás ha podido vencer como visitante.

Roethlisberger finalizó con 25 completos de 29 intentos para 282 yardas y dos touchdowns, pero los Steelers desaprovecharon la derrota más temprano de Baltimore para despegarse en la cima de la División Norte de la Americana. Pittsburgh tiene apenas medio juego de ventaja sobre los Ravens.