El mal partido del seleccionado español José Manuel Calderón ante Egipto y sus pocos minutos en este arranque de Mundial de Basquetbol—de los tres es con 13,7 minutos el que menos juega, por detrás de Ricky (20) y de Rodríguez (16,3)— habían levantado una relativa alerta. Eso sí, poco ha tardado en disiparse. El seleccionador ya apuntó tras el choque ante los africanos que no había que darle ninguna importancia y que al final todos tendrán su momento de importancia en este Mundial, y el base de los Knicks dio la razón al seleccionador cuajando una buena actuación ante Brasil y recuperó la sonrisa tras la excelente victoria de España ante el conjunto sudamericano.

Me gusta que la gente me observe, pero me da igual"A veces es difícil jugar contra equipos como Irán o Egipto, juegan diferente, muchas zonas, y no estamos acostumbrados", dijo Calderón sobre los dos primeros choques del Mundial, en los que no se le vio demasiado cómodo.

Sin embargo, Calderón se mostró tranquilo y confiado en que se juego acabaría llegando. "Me encuentro igual tras este partido que tras el de Irán. Llevo mucho tiempo en esto y un día es uno y otro día otro, lo importante es ganar y llegar a ese día 14 (la final). Me gusta que la gente me observe, pero me da igual", afirmó rotundo y sonriente.

La participación de Calderón, aun con todo, está siendo inferior a la de otros campeonatos. Comparando sus estadísticas con las del año pasado en el Eurobasket, torneo el que también compartió puesto con Ricky y el Chacho, el extremeño ha visto reducido sus minutos (de 21,5 a 13,7) y su aportación en ataque (de 8,2 a 2,7 puntos) y su porcentaje de tiros (de un 43,8% a un 25%).