Dez Bryant sigue encontrándose a aficionados que aseguran que los árbitros cometieron un error en la revisión de la jugada de la famosa atrapada del receptor de Dallas, y que al final decretaron como incompleta en la derrota en Green Bay por los playoffs hace un par de años.

Y el jugador elegido al Pro Bowl de 2014 considera que si los Cowboys llegan a ganar el Super Bowl como el número uno de la Conferencia Nacional, esa jugada será de lo que los fanáticos desearían conversar con él. Aunque gane otro Super Bowl el próximo año. Y sucesivamente.

"Aunque llegáramos a ganar cuatro o cinco Super Bowls, la gente seguirá diciendo 'La atrapó''', declaró Bryant el jueves. "Así seguirá siendo".

Los Cowboys (13-3) tendrán una revancha en la ronda divisional ante los Packers el domingo, esta vez en casa. Y si bien Bryant sabía desde el momento en que Green Bay (11-6) derrotó a los Giants de Nueva York el pasado fin de semana en la ronda de comodines que la polémica jugada sería el centro de la conversación, está asumiendo el papel que el entrenador Jason Garrett preferiría.

"Ni siquiera me importa", señaló Bryant cuando se le preguntó si ese instante fue de lo primero que pensó tras el triunfo de los Packers. "Eso fue en 2014. No hay motivación extra, no hay nada. Si existe alguna motivación es sólo el prepararnos mejor que la vez anterior".

El cambio más notable de los Cowboys desde entonces es en cuanto a su quarterback, ahora que el novato Dak Prescott hilvanó 11 victorias en la temporada regular para quitarle el puesto a Tony Romo, una vez que el titular por 10 años de Dallas regresó tras una lesión de espalda sufrida en la pretemporada.

En ese entonces, Romo se creó espacio en cuarta y dos desde la yarda 32 de Green Bay con cuatro minutos y medio por jugar. Bryant se elevó para atrapar el balón por encima del cornerback Sam Shields cerca de la yarda dos y se lanzó a la zona de anotación. Lo que sucedió con el balón será debatido por siempre, con algunos afirmando que Bryant tuvo el control durante la recepción, y otros argumentando que el contacto con la superficie lo hizo soltar el pase por un instante.

El árbitro Gene Steratore tuvo la única opinión que importaba, y él determinó tras revisar el video de la jugada que había sido decretada originalmente un pase completo de Bryant que el wide receiver no tuvo el control del balón durante todo el proceso de recepción. Dos años después, la gente sigue analizando la repetición. Garrett no es uno de ellos.

"Hay un sujeto llamado Dean Blandino allá en Nueva York", dijo Garrett, en referencia al jefe de árbitros de la NFL. "Es alguien a quien sería ideal preguntarle. Es un gran conversador y está muy informado sobre estas situaciones. Si tienen oportunidad, contáctenlo".

Los Cowboys perdían 26-21 y al ceder el balón por downs tras el fallo, Aaron Rodgers orquestó una ofensiva que consumió los últimos cuatro minutos. El quarterback de Green Bay puso rodillas en tierra tres veces para poner fin al partido, ofreciendo otra razón por la cual la atrapada no le costó la victoria a los Cowboys.

Prescott estudiaban en Mississippi State, y por tildó de "irrelevante" la discusión sobre la atrapada durante la semana.

Pero Bryant no ocultó su fastidio cuando le hicieron una quinta pregunta al respecto.

"Basta, no vamos a hablar sobre la atrapada", afirmó. "Sí, fue algo duro. Algo que dolió. Fue lo que puso fin a nuestra temporada".