Broncos visita a Raiders con el Oeste de la AFC en juego

Los Raiders de Oakland enfrentan el domingo dos de los maleficios que han marcado su historia reciente: Tienen 13 temporadas consecutivas sin alcanzar la postemporada o siquiera tener una temporada...

Los Raiders de Oakland enfrentan el domingo dos de los maleficios que han marcado su historia reciente: Tienen 13 temporadas consecutivas sin alcanzar la postemporada o siquiera tener una temporada ganadora; además tienen ocho derrotas en sus últimos nueve enfrentamientos ante los Broncos de Denver.

Un triunfo en Oakland significaría un salto importantísimo para acabar con ambas rachas y, de paso, consolidarse en la cima de una de las divisiones más reñidas de toda la NFL, el oeste de la AFC.

Pero los campeones Broncos están al tanto que no se trata de los mismos Raiders a los que han superado por un marcador acumulado de 288-124 en ese lapso.

Por principio de cuentas, Oakland no comenzaba una campaña con marca de 6-2 desde 2001, el año previo al que llegaron al Super Bowl. Además, en su enfrentamiento más reciente, en diciembre pasado, los Raiders pusieron fin a una racha de ocho derrotas con un triunfo de 15-12 en Denver.

Hay muchas razones para creer que este duelo será muy distinto.

En aquella victoria, los Raiders desplegaron una defensiva que frenó por completo la carrera y se mostró oportuna con dos intercambios de balón. Ahora no cuentan con ese lujo. La defensiva de Oakland es la penúltima en yardas permitidas y número 28 contra la carrera. Así que tendrán que recurrir a lo que saben hacer mejor: anotar puntos a granel y proteger a su quarterback Derek Carr.

No será sencillo. Denver es la tercera mejor defensiva de la NFL, la primera contra el pase y encabeza la liga en capturas de quarterback. Para contener a Carr y el wide receiver Amari Cooper, quienes conforman una de las duplas más prolíficas de la liga, tal vez sea necesaria la presencia del estelar cornerback Aqib Talib, quien está en duda por molestias en la espalda.

Hay mucho en juego en una rivalidad que podría marcar, incluso en la novena semana, parte del panorama a postemporada en la AFC.