El nose tackle Shelby Harris interceptó un pase de dos yardas de Ben Roethlisberger dirigido a Antonio Brown en la zona de anotación a 1:03 minuto del final, para sellar la victoria de los Broncos de Denver el domingo por 24-17 sobre Pittsburgh, lo que puso fin a la racha de seis triunfos consecutivos de los Steelers.

Los Broncos (5-6) arrebataron el balón en cuatro ocasiones a sus rivales para contrarrestar un pase de touchdown de 97 yardas de Roethlisberger a JuJu Smith-Schuster.

Roethlisberger conectó 41 de sus 56 pases, para terminar con 462 yardas, pero sufrió un par de intercepciones y los Steelers (7-3-1) perdieron dos balones más al caer por primera vez desde septiembre.

Phillip Lindsay sumó 110 yardas por tierra y el touchdown decisivo en apenas 14 acarreos por Denver, que la semana pasada también habían roto la racha de seis victorias seguidas de los Chargers y habrían hecho lo mismo con los cinco triunfos en fila de Houston de no haber fallado un gol de campo en la última jugada de su duelo.