Los Broncos de Denver arrollaron el domingo 23-0 a los Jets de Nueva York, con lo que pusieron fin a la peor racha de derrotas consecutivas del equipo desde que se incorporó a la NFL en 1970.

La gran actuación del receptor Demaryius Thomas y una gran actuación por parte de la defensiva bastaron para que Denver cortara una racha de ocho tropiezos seguidos.

Trevor Siemian lanzó para 200 yardas, y su destinatario favorito fue Thomas, quien atrapó ocho pases para 93 yardas y un touchdown. Los Broncos (4-9) evitaron igualar su peor seguidilla, de nueve derrotas, registrada en 1967.

Consiguieron su primer triunfo en 70 días, y dejaron en cero a sus rivales, algo que no lograban desde el 20 de noviembre de 2005, cuando apabullaron 27-0 a los propios Jets. La victoria fue posible gracias a una defensiva que anuló a Nueva York durante toda la tarde.

Los Jets (5-8) fueron limitados a sólo 100 yardas totales, 59 por tierra y 41 por aire.