El 1-7 que Alemania endosó a Brasil en el estadio Minerao de Belo Horizonte es la mayor goleada en las 20 ediciones de los Mundiales de fútbol que sufre un anfitrión.

El Salvador tiene el 'honor' de haber recibido la peor goleada en un Mundial

Los 14 anfitriones de las 20 ediciones de la Copa -hubo tres países que repitieron- nunca habían perdido por una diferencia de seis goles.

En México'70, el equipo anfitrión cayó el 17 de junio 4-1 ante Italia, mientras en Chile'62 los locales perdieron 4-2 contra Brasil.

En el Mundial de 1954, el anfitrión Suiza también sufrió siete tantos, aunque le marcó cinco a Austria (5-7).

El 1-7 sí que es la mayor goleada recibida en la historia de Brasil. Lo más parecido es el 6-0 que la 'canarinha' encajó en la Copa América de 1920 ante Uruguay y el 4-8 ante Yugoslavia en Belgrado 1934 (datos vía @pedritonumeros).

La mayor goleada en la historia de los Mundiales es el 10-1 que El Salvador encajó ante Hungría en el Mundial de España 1982.