Brasil no echa de menos a Neymar y golea a Rusia

Sin contar con el lesionado Neymar, Brasil goleó el viernes 3-0 a Rusia, país anfitrión de la próxima Copa del Mundo, en un partido amistoso que confirmó que el cinco veces campeón tiene argumentos...

Sin contar con el lesionado Neymar, Brasil goleó el viernes 3-0 a Rusia, país anfitrión de la próxima Copa del Mundo, en un partido amistoso que confirmó que el cinco veces campeón tiene argumentos ofensivos de sobra.

Bajo temperaturas congelantes en el estadio Luzhniki de Moscú, donde se jugará la final del Mundial, los brasileños echaron mano de su oficio para romper el muro defensivo ruso antes de anotar tres goles en 13 minutos al inicio del segundo tiempo.

El portero ruso Igor Akinfeev rechazó un disparo de Thiago Silva a los 53 minutos, pero el balón fue a dar a Miranda, que la metió de corta distancia.

Philippe Coutinho hizo el 2-0 de penal nueve minutos después, y Paulinho cerró la cuenta a los 66 en un remate de cabeza a pase cruzado de Willian.

"Creo que el equipo está completamente listo para el Mundial", declaró el técnico brasileño Tite, cuyo equipo enfrentará al actual campeón mundial Alemania en otro partido amistoso el martes en Berlín.

"Tuvimos nuestras oportunidades y anotamos", agregó. "El equipo cumplió la meta que le fijé y eso significa que el equipo comprendió lo que quería ver de ellos".

Brasil ahora se mantiene invicto en ocho partidos desde una derrota de 1-0 frente a Argentina en septiembre, mientras que los rusos no han ganado en los últimos cuatro compromisos.

El encuentro del martes ante los alemanes representa la primera vez que ambas selecciones se enfrentan desde que Alemania humilló 7-1 a Brasil en las semifinales de la Copa del Mundo 2014.

"No podemos cambiar el pasado, no podemos cambiar la historia", afirmó Tite. "¿Qué podemos hacer contra Alemania? Sólo salir a jugar fútbol. Tenemos que ser Fuertes tácticamente, tenemos que ser fuertes técnicamente".

Menos de tres meses antes del inicio del Mundial en Luzhniki, la derrota puso de manifiesto la vulnerabilidad de la defensa de la selección anfitriona. Las lesiones de dos defensas centrales este año obligaron al técnico Stanislav Cherchesov a improvisar un bloque defensivo de cinco hombres que solía hacer más que mantenerse atrás y defender en zona.

Los tres centrales nunca antes habían jugado juntos, por lo que "estamos empezando de cero una vez más", señaló Cherchesov.

En una cancha que parecía estar en pésimas condiciones, después de haber sido sede de un masivo acto de campaña electoral del presidente Vladimir Putin a principios de este mes, el margen de victoria brasileño pudo ser más amplio de no ser por flojos remates en el primer tiempo y las grandes atajadas de Akinfeev en el segundo.

El arquero de Rusia dio una exhibición de sus reflejos al detener disparos de Paulinho y Coutinho y evitar el que habría sido un autogol de Alexander Samedov.

Al frente, los rusos no contaron con el lesionado delantero Alexander Kokorin _que es improbable que esté listo para la Copa del Mundo_ pero aun así lograron crear oportunidades de peligro ante una zaga brasileña que en ocasiones dio libertades.

Una excelente oportunidad fue desperdiciada cerca del final cuando Anton Miranchuk estrelló su tiro en el travesaño antes que el suplente Anton Zabolotny errara frente a la portería en el rebote.

Alexander Samedov y el hermano de Miranchuk, Alexei, también fallaron remates desde buenas ubicaciones en el primer tiempo.