El Sky deja fuera del Tour de Francia a Bradley Wiggins

  • Los problemas de salud que sufrió durante el pasado Giro, en el que se retiró, y unas nuevas molestias de una vieja lesión de rodilla, merman sus entrenamientos.
  • El equipo Sky decidió no alinearle en la formación que competirá, desde este domingo, en el Criterium Dauphiné, el gran ensayo previo al Tour de Francia.
  • Algunas fuentes apuntan a que el empeño de Wiggins por volver a ser líder en el Tour, pese la elección de Chris Froome (segundo en 2012), le enfrenta al equipo.

El gerente del equipo Sky, Dave Brailsford, mostró este viernes su preocupación por el estado de forma del último ganador del Tour de Francia y campeón olímpico contrarreloj, el británico Bradley Wiggins, cuando falta menos de un mes para que dé comienzo la ronda gala. Horas después, la formación anunció oficialmente que Bradley Wiggins, Sir Bradley Wiggins, no defenderá su victoria de 2012.

 Es una gran pérdida pero, dadas las circunstancias, no se le considera para la selecciónWiggins, que se retiró del pasado Giro de Italia aquejado de una infección pulmonar, ha sufrido una recaída en una lesión de rodilla previa y no puede entrenar a fondo, explicó Brailsford al diario británico The Guardian. "Con estas recaídas, puedo confirmar que Brad actualmente no puede entrenarse correctamente y que estamos estudiando su situación con cuidado", afirmó el gerente del Sky. En el comunicado posterior del equipo añadía: "Es una gran pérdida pero, dadas las circunstancias, no se le considera para la selección. Es muy triste tener el actual campeón en el Sky y que no pueda correr en el Tour. Pero él es un campeón, un atleta formidable y volverá ganar como lo ha hecho antes"

Lo cierto es que Wiggo había acudido al Giro con la declarada intención de ganar la corsa rosa y sumar una nueva grande para su palmarés. Un objetivo que fijó a finales del año pasado y que ayudó a evaporar los temores de una nueva bicefalia en el Tour como la vivida en la edición de 2012 con Chris Froome. Apañados los objetivos, el Sky optó por Froome como líder único para el Tour de Francia.

Sin embargo Wiggins comenzó a cambiar de opinión, o a manifestar públicamente algo que solo pensaba: por qué no volver al Tour para ganar una segunda edición. En el Giro no terminó de encontrarse cómodo, lastrado por la climatología y por su poca habilidad en los descensos (aunque, curiosamente, se ha criado en los velódromos, donde la destreza es algo cosustancial). Para entonces el Sky, Dave Brailsford mediante, anunció que en el Tour de Francia de 2013 el líder único de la formación británica iba a a ser Chris Froome. La labor de Wiggins, según este apoyo a su compañero, se reduciría a ejercer de gregario de Froome.

El ambiente en el seno del equipo Sky durante el Giro acabó degradándose más aún porque el colombiano Rigoberto Urán, al final segundo en la general, comenzó a tener más protagonismo en la carrera. Wiggins, renqueante, menguante en la general, acabó retirándose. Antes, eso sí, volvió a manifestar su interés por el Tour. En el entorno de la formación británica comenzaba a sopesarse la posiblidad de que Wiggins, que debería partir con el dorsal 1, se quede fuera del Tour. En este sentido, cualquier dolencia o lesión puede ser una magnífica aliada para los planes de Dave Brailsford.

De cara al Criterium Dauphiné (la denominación actual de la Dauphiné Libéré de toda la vida), que comienza este domingo en Francia, el equipo Sky había dejado fuera a Wiggins, que tras cerrar el pasado verano la mejor temporada de su carrera, en la que ganó el Tour y la contrarreloj individual de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, pasó varios días en Mallorca (España) para preparar esta campaña. Wiggins, necesitado de días de competición, meditaba si acudir al Tour de Suiza, que comienza el sábado 8, en el caso de que se recuperase.

Es una gran decepción no disputar el Tour. Quería estar allí desesperadamente, por mí, por el equipo y por todos los seguidores

Wiggins, después de la confirmación de su ausencia, explicó este viernes: "Es una gran decepción no disputar el Tour. Quería estar allí desesperadamente, por mí, por el equipo y por todos los seguidores. Pero eso no va a suceder. No puedo entrenarme de la manera que necesito y no voy a estar listo. Una vez que se acepta es casi un alivio no tener que preocuparse de la lesión y la carrera con tan poco tiempo por delante. He pasado por esto antes, cuando me rompí la clavícula, así que sé cómo funciona. Voy a establecer nuevas metas para esta temporada. Este equipo tiene muchos ciclistas en una gran forma, listos para ser seleccionados".

La Vuelta a España de los once finales en cuesta, en la que Vincenzo Nibali ya ha confirmado su asistencia como ambiciosa preparación del Mundial, puede ser ese nuevo objetivo.