La justicia boliviana rechazó una solicitud del ex presidente de la federación nacional de fútbol, preso por un caso de corrupción, para recibir atención médica en Brasil por un supuesto caso de cáncer.

El fallo de un tribunal el lunes por la noche señala que Carlos Chávez debe continuar recibiendo atención médica en una clínica en la ciudad de Santa Cruz, donde está hospitalizado desde hace más de 10 días.

Chávez, de 59 años, tiene prisión preventiva desde mediados de 2015 por malversación de fondos. Según el certificado médico del doctor Eduardo Ustarez López, el ex dirigente padece de cáncer linfático, y su familia quiere trasladarlo a Brasil para que reciba tratamiento.

“Nos han negado el traslado a Brasil. Esto ya no es un caso de la justicia, es de una persona. Carlos tiene una familia y queremos trasladarlo hasta Brasil”, dijo el martes a los periodistas su hermano, Mario Chávez.

El juicio contra Chávez ingresará a fase de debates el próximo año y la justicia busca asegurar su presencia

“Esto no es una patraña, es verdad, estoy enfermo”, dijo Carlos Chávez en la víspera desde su habitación de hospital a la televisora PAT.

El también ex tesorero de la Conmebol fue involucrado en el cobro de sobornos en un juicio contra altos dirigentes de la FIFA que se ventila en una corte de Estados Unidos.

En recientes declaraciones ante esa corte, un testigo dijo que el presunto pago de sobornos para adjudicarse derechos de transmisión, era encubierto con marcas de autos y Chávez era identificado como Volkswagen.