Con la soga en el cuello en su semifinal del torneo de Dubái, Belinda Bencic arrojó su raqueta y se gritó a sí misma. A punto de perder ante la campeona reinante Elina Svitolina, Bencic repitió lo que ha hecho durante toda la semana: sobrevivir.

Bencic estropeó el intento de Svitolina por un tercer título seguido en el torneo en canchas duras al vencer el viernes a la ucraniana por 6-2, 3-6, 7-6 (3).

La suiza Bencic, la número 45 del ranking mundial, ganó su tercer partido consecutivo tras quedar en desventaja ante una oponente del Top 10 y se las verá con otra, la dos veces campeona de Wimbledon Petra Kvitova, en la final el sábado.

"Me gustan estos partidos dramáticos”, dijo una sonriente Bencic tras revertir un 5-3 adverso en el tercer ante la sexta preclasificada. “No sé por qué”.

Kvitova, por su parte, avanzó a su tercera final de 2019 al doblegar a la taiwanesa Hsieh Su-wei por 3-6, 6-2, 6-4. La segunda cabeza de serie se apuntó su segunda 17ma victoria esta temporada, la mayor cantidad en el circuito de la WTA.

Bencic, de 21 años, irá por el tercer título de su carrera. Kvitova saldrá en busca del número 27; la marca de la checa es de 26-8 en finales.

Kvitova ha ganado en sets corridos los tres previos duelos contra Bencin, incluido el triunfo 6-1, 6-4 en la tercera ronda del Abierto de Australia. Kvitova perdió ante Naomi Osaka en la final de Melbourne.