Bélgica sale a despachar a Túnez y sellar su boleto

Las ambiciones de Bélgica en la Copa Mundial apuntan más allá de la fase de grupos, así que su intención siempre buscó clasificarse a esa instancia de manera expedita.El siguiente paso de ese...

Las ambiciones de Bélgica en la Copa Mundial apuntan más allá de la fase de grupos, así que su intención siempre buscó clasificarse a esa instancia de manera expedita.

El siguiente paso de ese objetivo es vencer a Túnez el sábado.

“Tenemos que concentrarnos en nuestro juego, porque con nuestras virtudes no debemos estar pensando en lo que quiera hacer Túnez”, afirmó el zaguero belga Thomas Meunier. “Saldremos a liquidar ese partido lo más pronto posible”.

Una victoria de Bélgica en el estadio Spartak de Moscú les dejarían virtualmente clasificados dentro del Grupo G. Una victoria de Inglaterra sobre Panamá al día siguiente sellaría el pase de ambos.

Bélgica fue de menos a más ante la rudimentaria Panamá, que estuvo más pendiente de no llevarse una goleada de escándalo en su bautizo en un Mundial, tanto que así que el seleccionador Hernán Darío Gómez se dio por satisfecho con la derrota 3-0, tildando el resultado como “digno”.

Túnez asoma como un adversario más peligroso que Panamá, pero uno cuya pegada quedó mermada con la baja por lesión de su delantero Youssef Msakni en la antesala de su primer Mundial desde 2006.

En un Mundial abundante en definiciones con pelota detenida, autogoles y penales, el técnico de Bélgica quedó complacido por el despliegue solvente de Bélgica ante Panamá.

Los tres goles fueron en jugadas elaboradas, el primero con volea de Dries Mertens. Los otros dos fueron obra de Romelu Lukaku, el primero asistido por Kevin De Bruyne y luego elevando el balón por encima del arquero tras pase de Martens.

“Lo más difícil en el fútbol es anotar goles y fueron tres bonitos goles en jugadas que armamos”, declaró el español Martínez. “No se trata de buscar la perfección. Hay que mejorar, desde luego. Queremos mejorar”.

Cualquier resultado que no sea la victoria dejará a Túnez fuera de carrera o con tenues posibilidades de pasar a octavos de final. Los antecedentes pesan en su contra.

Han transcurrido cuatro décadas y 12 partidos en los mundiales desde la última victoria de Túnez: un 3-1 ante México en 1978. Fue un triunfo histórico, ya que fue el primero de un equipo de África en una Copa del Mundo.