El campeón alemán Bayern Múnich arremetió el viernes contra los medios de prensas, reprochándoles por lo que considera son informaciones “despectivas y difamatorias” sobre el club y amenazó incluso con presentar demandas si es necesario.

El director ejecutivo Karl-Heinz Rummenigge, el presidente Uli Hoeness y el director Hasan Salihamidzic comparecieron en una conferencia de prensa el viernes para expresarse en contra de lo que creen es una cobertura de prensa negativa.

Después de ganar los últimos seis títulos, Bayern marcha sexto en la Bundesliga y no ha ganado en sus últimos cuatro partidos en todas las competiciones. El club bávaro es el más laureado en el fútbol alemán, con 28 títulos de liga.

“Hoy es un día importante para Bayern Munich porque queremos decirles que vamos a tolerarlo más”, dijo Rummenigge en una atestada rueda de prensa.

"La polémica parece no conocer límites”, añadió. “Esto aplica con la prensa, también aplica con los expertos y aplica por encima de todos esos expertos que alguna vez jugaron con este club”.

Rummenigge citó el Artículo 1 de la Ley Fundamental alemán: “la dignidad del hombre es sacrosanta”.

Los dirigentes del Bayern se quejaron de las críticas “indignantes” hacia los referentes Manuel Neuer, Jerome Boateng y Mats Hummels tras la derrota 3-0 que Alemania sufrió ante Holanda la semana pasada. Olaf Thon, un exjugador del clubes que ahora se desempeña como comentarista de televisión, dijo que Boateng y Hummels eran “ancianos” en la zaga central. Thon, habilidoso volante que jugó con Bayern entre 1988-94, se reafirmó en sus críticas.

Bayern comenzó bien la temporada con el nuevo entrenador Niko Kovac, con siete victorias sucesivas en todas las competiciones. Pero las críticas arrecieron tras el bajón reciente. El equipo de Kovac ha lucido lento y carente de ideas, uno que sufrió una fea derrota 3-0 como local ante Borussia Moenchengladbach previo al parón internacional.

Kovac, exvolante del Bayern y que por primera vez dirige a un club grande, no ha podido encontrar respuestas para revertir la mala racha. Se empezó a conjeturar sobre su continuidad hasta que Hoeness y Rummenigge le dieron su respaldo.

Bayern visita al Wolfsburgo el sábado.