Barça cae ante el Bayern pero está en la final de la Champions

  • Dos goles de Neymar en la primera parte definieron la eliminatoria.
  • El Bayern disimuló la derrota en el segundo tiempo.
  • El FC Barcelona disputará el título en Berlín el 6 de junio.

Aún queda el último paso, quizás el más complicado, para levantar la Orejona, pero la forma en que el Barçaha llegado a la final es de temerse, da verdadero miedo, pese a caer 3-2 con el Bayern. En Múnich no se conformó con administrar su renta, sentenció el partido con una facilidad insultante, con un Messi que decide los partidos cuando quiere y dos socios de lujo. Neymar fue el que inscribió su nombre en los dos primeros goles, pero el tridente lo es todo en este equipo.

Benatia puso algo de emoción, pero Messi apareció para dar tranquilidad

El inicio de partido fue el soñado por el Bayern. Un remate de cabeza de Benatia tras un córner metió el miedo en el cuerpo a los azulgrana, que veían como la eliminatoria no era tan sencilla como se podía pensar. Los nervios llegaron a la zaga azulgrana, y un par de despistes casi cuestan caro.

Y ante los nervios, apareció el de siempre. O más bien los de siempre. Messi recogió solo en línea de tres cuartos inexplicablemente solo, le dio tiempo a pensar, elegir la mejor jugada y, por supuesto, decidió. Su genial pase al espacio lo recogió Luis Suárez y se lo cedió a Neymar, que empujó el balón a la red a placer.

Pese a necesitar cuatro goles, el Bayern no se rindió y atacó sin descanso. Y ahí apareció Ter Stegen. Varias buenas paradas, especialmente una a Müller, salvaron la ventaja para el Barça hasta que llegó el siguiente contragolpe letal. Falló garrafal de Benatia y Boateng, uno en el despeje y otro en el marcaje, y Suárez y Neymar repitieron acción con el mismo resultado. La final ya era un hecho.

A los bávaros hay que reconocerles su insistencia, que siempre intentaron marcar aun sabiéndose eliminados. Pero la figura de Ter Stegen surgió imperial, gigante, y dejó una parada para el recuerdo. Lewandowski le fusiló a bocajarro, sacó una mano impresionante y cuando el balón se dirigía a la red, se levantó con agilidad para sacar el balón sobre la línea.

Con todo resuelto, siguió el dominio del Bayern, que encontró un mínimo consuelo en el gol de Lewandowski tras una delicia técnica y un buen disparo desde la frontal y en el de Müller tras una buena jugada. La remontada en el partido era ya lo de menos en el Barça, su octava final de Champions es una realidad. Ya tiene su billete para Berlín y el 6 de junio se medirá a Juventus… o Real Madrid.