El presidente del COI, Thomas Bach, dice que el presidente de la IAAF Lamine Diack llevó a su deporte "al abismo" al extorsionar a atletas para encubrir dopaje.

En una abarcadora entrevista con la revista deportiva alemana Kicker, Bach dijo que el organismo rector mundial del campo y pista enfrenta "un camino difícil" en sus esfuerzos para limpiar el deporte, pero que el nuevo presidente de la IAAF, Sebastian Coe, ha dado los pasos iniciales apropiados.

La IAAF ha sido estremecida por acusaciones de dopaje patrocinado por el estado el Rusia y una profunda corrupción en el corazón de la organización y centrada en Diack, que enfrenta cargos en Francia.

"Es realmente incomprensible que el presidente de una federación internacional demande dinero de deportistas para manipular resultados de pruebas de dopaje", dijo Back en la entrevista con Kicher, publicada en la edición del lunes. "Es realmente una mirada al abismo".

La entrevista de Bach coincide con reportes de que la compañía alemana de indumentaria deportiva Adidas pudiera suspender su acuerdo de patrocinio con la IAAF a causa de los escándalos de dopaje Adidas dijo solamente que está "contacto estrecho con la IAAF para conocer más de su proceso de reformas".

Diack, que dejó la presidencia de la IAAF en agosto luego de 16 años, es un antiguo miembro del COI. Renunció a su membresía honoraria en noviembre, un día después de ser suspendido provisionalmente por la junta ejecutiva del COI.

Bach dijo que la IAAF bajo Coe había enviado el mensaje apropiado al suspender a la federación rusa, ponerse en contacto con la Agencia Mundial Anti-Doping (AMA) y formando una comisión para iniciar reformas.

"Esas fueron medidas apropiadas e importantes. Es cierto además que, como lo dijo Sebastian Coe, la IAAF enfrenta un difícil camino a causa d ela magnitud del problema", dijo Bach.

La suspensión de la federación rusa significa que sus atletas pudieran poder competir en las Olimpiadas de Rio en agosto.

Bach dijo que la política de "cero tolerancia" al dopaje por el COI significa que cada atleta, entrenador, médico o funcionario involucrado debe ser castigado, pero que "los atletas limpios deben ser protegidos".

Dijo que la nueva dirigencia elegida de la federación rusa de atletismo es "una fuerte señal" de la disposición de Rusia a acelerar el proceso de limpieza.

"La IAAF ahora tiene que determinar qué progreso se ha hecho y si o cuándo se puede levantar la suspensión", dijo Bach.