El Real Madrid jugó su mejor partido de la ‘era Ancelotti’ ante el Atlético, pero estuvo a punto de perder, ya que un magnífico primer tiempo de los blancos fue neutralizado por un intransitable Oblak, y fue hasta después del descanso que el partido se equilibró, por lo que el pase a las semifinales de la Champions se decidirá en el Bernabéu tras el empate sin goles.

Bale estuvo a punto de golpear muy pronto. Un error de la zaga rojiblanca le dejó solo ante Oblak, pero el mano a mano lo ganó el esloveno en lo que fue el primer acto de una exhibición impresionante.

Marcelo, que hizo un gran partido, se perderá el partido de vuelta

El Madrid jugó sus mejores minutos ante el Atlético desde la llegada de Ancelotti. Dominio claro, posesión, llegadas por ambas bandas y, sobre todo, ganó casi todos los balones divididos. Por primera vez se le vio mejor posicionado sobre el campo que su rival.

La superioridad se materializó en numerosas ocasiones, pero no en goles. Un durísimo disparo de Bale fue despejado por Oblak, que después sacó una mano a un exquisito tiro con el exterior de James. El arquero atlético enmendó cada error de sus compañeros, especialmente imprecisos en la salida de balón.

El balón parado fue a lo que se agarraron los de Simeone. Varios córners llevaron la tensión a la zaga blanca, y un error de Ramos, imperial hasta ese momento, provocó la ocasión más clara de los rojiblancos, pero el disparo de Griezmann lo atajó Casillas.

Las llegadas por ambas bandas se sucedieron sin parar y las ocasiones continuaron. James tuvo la más clara tras un contragolpe veloz de Varane, pero de nuevo surgió el portero local.

El Atlético salió con otra cara tras el descanso, con más tensión, más atrevimiento. Arda Turan, de cabeza, tuvo la más clara de los rojiblancos, pero lo que realmente cambió el partido fue un balón dividido que se llevó Ramos pero que acabó con el codo del sevillano impactando en la frente de Mandzukic, que acabó sangrando.

El croata salió al campo revolucionado y el partido se volvió brusco, tenso, lleno de choques. Se dejó de jugar al fútbol, en definitiva. Al Madrid le costó coger el pulso al partido, pero cuando la tensión aflojó, el partido fue suyo de nuevo. Marcelo fue un puñal por su banda y por ahí llegaron todas las ocasiones blancas, pero en la más clara Benzema pecó de generoso.

La salida de Raúl García activó de nuevo a los rojiblancos, que apretaron en el tramo final. El balón merodeó el área de Casillas en numerosas ocasiones, pero ni Godín ni Mandzukic aprovecharon sus ocasiones, y una jugada mágica de Arda acabó en nada. El Bernabéu dictará sentencia.

- Ficha técnica:

0 - Atlético de Madrid: Oblak; Juanfran, Miranda, Godín, Siqueira; Arda, Mario, Gabi, Koke (Fernando Torres, m. 83); Griezmann (Raúl García, m. 77) y Mandzukic.

0 - Real Madrid: Iker Casillas; Carvajal (Arbeloa, m. 85), Varane, Sergio Ramos, Marcelo; Bale, Kroos, Modric, James; Benzema (Isco, m. 76) y Cristiano Ronaldo.

Árbitro: Milorad Mazic (Serbia). Amonestó a los locales Mandzukic (m. 55), Raúl García (m. 80) y Mario Suárez (m. 85), y a los visitantes Sergio Ramos (m. 80) y Marcelo (m. 89).

Incidencias: partido de ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el estadio Vicente Calderón ante unos 54.000 espectadores.