Arrecian cánticos racistas y homofóbicos en fútbol ruso

Los cánticos racistas y homofóbicos se han hecho más comunes en el fútbol de Rusia, justo cuando el país será anfitrión de la Copa Mundial, aunque los incidentes de discriminación han declinado...

Los cánticos racistas y homofóbicos se han hecho más comunes en el fútbol de Rusia, justo cuando el país será anfitrión de la Copa Mundial, aunque los incidentes de discriminación han declinado.

Durante la última temporada, se registraron 19 casos de cánticos abusivos, de acuerdo con el reporte anual emitido el miércoles por dos organizaciones que combaten la discriminación, Fare Network y el Sova Center. La cifra se compara con dos casos observados una temporada antes y con 10 en la campaña antepasada.

Entre las víctimas de las expresiones intolerantes figuraron jugadores de la selección francesa. El público se dirigió a ellos con cánticos que imitaban el ruido que emiten los monos, durante un encuentro ante la selección rusa, disputado en marzo.

Por su parte, los hinchas del Spartak de Moscú profirieron insultos raciales contra Bobby Adekanye, joven jugador del Liverpool.

El arquero de la selección nacional de Rusia, Guilherme Marinato, quien nació en Brasil, fue hostigado en dos ocasiones por aficionados del Spartak, quienes lo compararon con un simio.

En otro caso, un gobernador regional dijo a la prensa local que el club financiado por su gestión en la ciudad de Vladivostok no ficharía a un solo futbolista de raza negra.

El mes pasado, el zaguero nigeriano Bryan Idowu, quien nació y se crio en Rusia, dijo a The Associated Press que algunos hinchas en esta nación consideran que los insultos racistas son una táctica para distraer a los jugadores rivales y no necesariamente están manifestando una ideología intolerante con sus cánticos.

“Creo que la mayoría de ellos lo hace para ejercer presión psicológica sobre un futbolista, tal vez para que no quiera seguir jugando”, comentó. “Simplemente podría ser que a alguien esto le parece gracioso”.

En general, los casos de discriminación en el fútbol ruso cayeron a 80, el menor número desde la campaña 2013-14, según Fare.

Piara Powar, director general de Fare, consideró que varios grupos de hinchas ultraderechistas están optando por los cánticos racistas en vez de mostrar banderas u otros símbolos de esa índole, pues estos últimos son más fáciles de detectar por las cámaras de seguridad en los estadios.

“Algunos de sus clubes han implementado procedimientos para lidiar con temas que son muy evidentes, como el retiro de las pancartas”, dijo Powar. “Ello deja a la gente en libertad de corear algunas cosas, y eso es más difícil de vigilar”.

Fare emitió también una guía para los aficionados que visiten Rusia. Abrió además una línea telefónica que brindará ayuda a fanáticos de minorías raciales en caso de que sufran hostigamiento o agresiones.