Tras pasar toda su carrera como campocorto en Cincinnati, Zack Cozart accedió a mudarse de posición para tener la oportunidad de integrarse a la promisoria alineación de los Angelinos de Los Ángeles.

Incluso, estuvo dispuesto a mudarse dos veces.

El pelotero de cuadro llegó el viernes a un acuerdo por 38 millones de dólares y tres años con los Angelinos, donde jugaría como antesalista en un grupo que de pronto se ha llenado de jugadores experimentados y talentosos.

“Simplemente será divertido estar en este equipo”, comentó Cozart. El jardinero izquierdo Justin “Upton me está enviando ya mensajes de texto. A partir de lo que escucho en el clubhouse, parece que éste es mi tipo de equipo, con un montón de chicos duros que quieren ganar”.

Cozart recibirá 13.666.666 dólares la próxima campaña y 13.666.667 en cada uno de los últimos dos años del convenio.

Andrelton Simmons, ganador del Guante de Oro, ocupa ya la posición de torpedero. El gerente general Billy Eppler estaba originalmente interesado en contratar a Cozart para que jugara como intermedista. El agente libre se mostró abierto a esa posibilidad, pero Eppler pactó el miércoles un canje para hacerse del segunda base Ian Kinsler, procedente de Detroit.

Los Angelinos siguieron cortejando a Cozart, pero le propusieron ocupar la tercera almohadilla.

“Él dijo, ‘si esto nos va a ayudar para que lleguemos a octubre, acepto todo’”, rememoró Eppler. “Fue justo eso lo que me hizo sentir extremadamente bien, acerca de que no sólo estábamos obteniendo al pelotero correcto desde el punto de vista de sus aptitudes, sino también en cuanto a su carácter”.

Cozart ha charlado ya con el antesalista retirado Eric Chávez, quien trabaja ahora para los Angelinos. Prevé consultar también a su excompañero Scott Rolen, para adaptarse mejor a la “esquina caliente”.

“He estado últimamente en algunos equipos malos”, dijo Cozart en referencia a los Rojos, que han perdido al menos 94 juegos durante tres años consecutivos. “Cuando supe que los Angelinos estaban interesados, eso fue importante para mí. Debe ser bueno unirse a ese equipo, así que le puse atención. Cuando supe (que jugaría en la antesala), estaba un poco conmocionado, porque todo pasó muy rápido. Pero al final del día, quiero ganar”.

Cozart fue elegido al Juego de Estrellas este año, por primera vez. Bateó para .297 con 24 jonrones y 63 producidas, las mejores marcas de su carrera. El veterano de 32 años tiene un promedio de .254, jugando parte de siete temporadas en las mayores.