El exjugador Alfredo Di Stéfano fallece a los 88 años tras sufrir una parada cardíaca

  • El presidente de honor del Real Madrid ha fallecido este lunes en Madrid (España) tras sufrir el pasado sábado una parada cardíaca.
  • Es el futbolista más importante de la historia del conjunto blanco y uno de los mejores jugadores de la historia del fútbol.
<p>Auténtica leyenda del fútbol, Alfredo di Stéfano debutó en septiembre de 1953 con el Real Madrid y contribuyó a las etapas de esplendor del equipo blanco. Disputó cinco Copas de Europa consecutivas (1856-1960) en las cuatro primeras fue máximo goleador.c</p>
Auténtica leyenda del fútbol, Alfredo di Stéfano debutó en septiembre de 1953 con el Real Madrid y contribuyó a las etapas de esplendor del equipo blanco. Disputó cinco Copas de Europa consecutivas (1856-1960) en las cuatro primeras fue máximo goleador.c
ARCHIVO

El exfutbolista Alfredo Di Stéfano, presidente de honor del Real Madrid, ha fallecido este lunes en Madrid (España) a los 88 años, después de que el pasado sábado sufriera una parada cardíaca.

Di Stéfano sufrió un ataque el pasado sábado cuando salía de un restaurante. Según fuentes de Emergencias Madrid, en torno a las 17.00 horas (hora española) el exfutbolista sufrió una parada cardiorrespiratoria cuando se encontraba en el número 9 de la calle Juan Ramón Jiménez de Madrid, por lo que tuvo que ser ingresado de urgencia y en estado grave.

Problemas de salud recientes

En abril del pasado año Di Stéfano fue ingresado en el Hospital La Fe de Valencia para "un control periódico de su enfermedad cardiaca".

En diciembre del 2005 había sufrido un infarto agudo de miocardio cuando se encontraba en Valencia y se le implantó un cuádruple 'bypass' en el citado hospital.

Los problemas cardiológicos del que fue jugador del River Plate argentino, el Millonarios colombiano, el Real Madrid y el Espanyol se remontan a ese año, cuando se encontraba en Valencia en casa de una de sus hijas para pasar la Nochebuena y la Navidad.

En aquella ocasión fue sometido a un cuádruple 'by-pass'

Tras sentirse indispuesto, ingresó en la madrugada del día 24 de ese año en el hospital de Sagunto, donde se le diagnosticó un infarto agudo de miocardio que le ocasionó "severas estrecheces" en la arteria coronaria izquierda y sus ramificaciones.

Sin embargo, ese mismo día fue trasladado al hospital La Fe de Valencia —a poco más de 30 kilómetros de Sagunto—, en el que estuvo ingresado cerca de un mes tras ser sometido a un cuádruple 'by-pass' e instalarle un marcapasos.

Di Stéfano recibió entonces el alta hospitalaria el 19 de enero de 2006, pero tuvo que permanecer en Valencia durante los tres meses siguientes para ser sometido a un seguimiento por los médicos que le trataron de su dolencia cardíaca.

Impresionante currículum

El presidente de Honor del Real Madrid, considerado uno de los mejores futbolistas de la historia, cumplió este viernes 88 años. La 'Saeta rubia' nació el 4 de julio de 1926 en Buenos Aires (Argentina) y su unión con el club blanco comenzó en 1953 hasta 1964, en una de las etapas más gloriosas del madridismo.

Con el Real Madrid ganó cinco Copas de Europa y 8 Ligas, entre otros logros

Di Stéfano se fue del Real Madrid en 1964, con 38 años, tras perder la final de la Copa de Europa, dejando atrás 510 partidos oficiales con el equipo blanco, en los que marcó 418 goles. Vistió la camiseta de la selección española en 31 partidos y marcó un total de 23 goles, aunque no pudo disputar ningún Mundial.

Su trayectoria en la entidad blanca estuvo repleta de éxitos. Dieciocho títulos en once temporadas le convirtieron en un ídolo del madridismo. Con él, la entidad blanca pudo sumar a su palmarés cinco Copas de Europa, una Intercontinental, ocho Ligas, una Copa de España y dos Copas Latinas. Además, ganó dos Balones de Oro (1957 y 1959) que le consagraron como el mejor futbolista del mundo del momento.

Después fichó por el RCD Español, donde jugó hasta 1966, y se retiró. Di Stéfano, nacionalizado español, vistió la camiseta de la selección en 31 partidos y marcó un total de 23 goles, aunque no pudo disputar ninguna fase final de un Mundial.

Volvió al Real Madrid como entrenador en 1982, tras dirigir al Elche (1967), Boca Juniors (1968), Rayo Vallecano (1975), Castellón (1976), River Plate (1981) y Valencia (1970-74, 79-80, 86-88).

Logró con el Valencia la liga (1981) y la Recopa de Europa (1980); con el Real Madrid la Supercopa de España (1991); con Boca y con River un campeonato nacional.

En 1989 la revista deportiva France Football premió su brillante trayectoria con el Súper Balón de Oro. Es el único jugador del mundo que lo tiene. En el año 2000, la junta directiva del Real Madrid, bajo la presidencia de Florentino Pérez, le nombró presidente de Honor.