El abogado de Alex Rodríguez dice que las pruebas de la Liga no tendrán peso en un juicio

  • "No debe cumplir ni un inning de suspensión", dijo Joe Tacopina.
  • Alegó que el fundador de Biogenesis, no tiene la menor credibilidad.
  • El vicepresidente de Grandes Ligas pidió al litigante que permita que se haga pública toda la evidencia con la que cuentan.

El abogado de Alex Rodríguez dice que las pruebas que tienen las Grandes Ligas sobre su supuesto uso de estimulantes son tan débiles que el toletero no debería cumplir ni un solo inning de la suspensión por 211 juegos que le fue impuesta.

No tendrá el menor peso en un juicio o un arbitraje "Conozco la evidencia contra Alex Rodríguez y les aseguro que no tendrá el menor peso en un juicio o un arbitraje", declaró el abogado Joe Tacopina en el programa Today de la cadena televisiva NBC.

"Cuando se presente la evidencia, se determinará que Alex Rodríguez no es responsable en absoluto, al punto de que no deberá cumplir ni un inning de suspensión, y ni qué hablar de 211 juegos", agregó.

Tacopina dice que la condena se basa en denuncias del fundador de la clínica, Biogenesis Anthony Bosch, quien "no tiene la menor credibilidad".

Las grandes ligas suspendieron recientemente a Rodríguez y a más de una docena de peloteros por su relación con la clínica, acusada de distribuir sustancias dopantes.

El vicepresidente de las Ligas Mayores de Béisbol Rob Manfred, en tanto, le escribió a Tacopina pidiéndole que haga a un lado el derecho a confidencialidad de su cliente y permita que las grandes ligas hagan pública toda la evidencia de que disponen.

Ofreció dar a conocer "todos los controles de drogas" y "todas las violaciones previas" de Rodríguez, así como documentos sobre su relación con Bosch, el doctor Anthony Galea y Victor Conte, y pruebas que demostrarían que Rodríguez entorpeció la investigación que hicieron las grandes ligas de la clínica Biogenesis.

En su entrevista con "Today" Tacopina no dijo si accedería al pedido de Manfred. El abogado no respondió a un mensaje de la Associated Press.

Olvídate de 50 juegos. Ni un inning Cuando el conductor del programa Matt Lauer le preguntó si Rodríguez hubiera aceptado una suspensión de 50 juegos, como hicieron los otros peloteros involucrados en la investigación, Tacopina respondió: "Si me hiciese caso, si yo lo estuviera asesorando en base a la evidencia y a lo que sé respecto a esa evidencia, le diría 'no aceptes ni un inning, Alex. Olvídate de 50 juegos. Ni un inning'''.

Rodríguez apeló la condena y mientras tanto sigue jugando.

Los Yanquis le adeudan a Rodríguez 80 millones de dólares de un contrato que vence en el 2017 y las dos partes han estado muy enemistadas últimamente.

El abogado afirmó que los Yanquis le ocultaron a Rodríguez los resultados de una resonancia magnética realizada en octubre que demostró que tenía una fractura en la cadera. Rodríguez jugó mal en el cierre de la campaña y fue dejado en el banco durante una serie de postemporada con los Tigres.

El gerente general de los Yanquis Brian Cashman, por su parte, asegura que el equipo médico del club "hizo todo lo posible por asistir a Alex".

Acota que Rodríguez nunca se quejó de problema alguno durante los playoffs, hasta que el piloto Joe Girardi lo sacó y envió a batear a un emergente en un momento clave.

A-Rod ¿un 'chivo expiatorio'?

¿Qué interés podrían tener los Yanquis en hacer jugar a Rodríguez lesionado? Tacopina no lo sabe.

"No lo entiendo", expresó. Tal vez lo quieran usar de "chivo expiatorio".

Rodríguez, quien tiene 38 años, estuvo lesionado varios meses, con problemas en la cadera y el cuádriceps, y debutó esta temporada el 5 de agosto, el mismo día en que se anunció su suspensión.

Está bateando de 319 con dos jonrones y seis empujadas. El domingo se fue de 4-3 en un partido que los Yanquis le ganaron 9-6 a los Medias Rojas.

Luego del encuentro Rodríguez dijo que había iniciado el proceso para presentar una queja relacionada con su denuncia de que los Yanquis le ocultaron una lesión. El pelotero hizo una presentación ante el sindicato, que será el que radique una queja formal ante los Yanquis.