Aarón Hernández no responderá a las acusaciones contenidas en una demanda federal presentada por un hombre, quien dice que el ex astro de los Patriots de Nueva Inglaterra le disparó en el rostro afuera de un club nocturno en Miami, informaron los abogados del tight end.

Busca no caer en una autoincriminación En la respuesta presentada el miércoles a la querella de Alexander Bradley, de 30 años, los abogados señalan que Hernández está invocando su derecho bajo la Quinta Enmienda, la cual protege a las personas de una autoincriminación.

Según registros de la corte, Bradley afirma que Hernández le disparó después de que discutieron en un club donde había bailarinas desnudas, en febrero. Bradley busca el pago de al menos 100.000 dólares por daños y perjuicios.

Un juez en Miami rechazó la solicitud de Hernández, de posponer el proceso de Florida hasta que se resuelva un cargo por homicidio que se le imputa por la muerte de Odin Lloyd, de 27 años, abatido a tiros en Massachusetts.