A la caza de los Cachorros, nueva realidad de los Cardenales

Los Cardenales de San Luis perjuran que regresar a los playoffs es la mejor motivación en vez de obsesionarse con dar caza los Cachorros de Chicago, sus más acérrimos rivales."Es medio peligroso el...

Los Cardenales de San Luis perjuran que regresar a los playoffs es la mejor motivación en vez de obsesionarse con dar caza los Cachorros de Chicago, sus más acérrimos rivales.

"Es medio peligroso el enfocarse simplemente en perseguir a tus vecinos", advirtió el gerente general de los Cardenales John Mozeliak. "Me parece que no es la mejor estrategia para armar la clase de equipo que tenga la posibilidad de ganar tu división (y) meterse a la postemporada"

La misión es imponente.

San Luis quedó rezagado a 17 juegos y medio de los Cachorros, lo que puso fin a una racha de cinco participaciones seguidas en los playoffs, coronadas con la conquista de la Serie Mundial en 2011. Chicago arrasó con todos en la división Central de la Liga Nacional y se consagró en el Clásico de Otoño, acabando una sequía de 108 años.

Los papeles se han invertido en la rivalidad entre las dos franquicias del Medioeste. Chicago le marca la pauta a San Luis, que casi siempre ha ejercido de dominador.

¿Cómo responderán los Cardenales?

Aunque digan que su plan no es plantear un duelo frontal a los Cachorros, la principal adquisición del invierno fue la de una de las piezas claves de los actuales campeones de las Grandes Ligas: el primer bate Dexter Fowler.

Desembolsaron 82,5 millones de dólares en un contrato de cinco años por Fowler, quien bateó para .276 y alcanzó un porcentaje de embasado de .393 —el más alto de su carrera— en su segunda campaña con Chicago. También anotó 84 carreras en 125 juegos.

____

ROMPIENDO LA MONOTONÍA

Fowler es la clase de jugador dinámico que los Cardenales buscaban tras quedar últimos en la Liga Nacional con 35 bases robadas. Fowler promedia 19 robos en su carrera de nueve años.

Pero lo más importante es que el bateador ambidiestro de 30 años le ha inyectado una renovada dosis de energía al camerino de San Luis, uno que a la distancia el año pasado se percibió como excesivamente serio.

En el primer día de los entrenamientos primaverales, Fowler quiso romper con la monotonía e hizo sonar música rap. Parece algo sin importancia, pero a sus nuevos compañeros les encantó. "Creo que nadie se atrevía (poner música)", contó.