Tigre elimina a River; juega semis con Argentinos

Tigre pegó un zarpazo impensado.

Tigre pegó un zarpazo impensado.

El equipo de Diego Martínez, ascendido esta temporada, derrotó 2-1 a River Plate en el estadio Monumental el miércoles y jugará las semifinales de la Copa de la Liga con Argentinos Juniors, que dio la sorpresa al igualar 1-1 y derrotar 4-3 por penales a Estudiantes en La Plata.

A diferencia de lo sucedido el martes con los otros partidos de cuartos, los favoritos River y Estudiantes quedaron en el camino, y uno de los cupos para la final será dirimido el domingo en el estadio de Huracán por Argentinos y Tigre, dos equipos considerados chicos.

En contraposición, la semifinal restante la animarán dos grandes: Boca Juniors, vencedor de Defensa y Justicia, y Racing Club, reciente verdugo de Aldosivi. El clásico se disputará el sábado en el estadio de Lanús.

Tigre, que había sacado un solo punto de los últimos 12 en la fase regular, dio un gran golpe a domicilio ante un River inconexo y desconocido. Y lo hizo con dos goles de autoría de jugadores ligados a Boca.

El Matador salió a jugar sin complejos y el gol no tardó nada en llegar: a la salida de un lateral, Mateo Retegui “a préstamo del Xeneize- peinó de espaldas para clavar la pelota junto al palo izquierdo de Franco Armani, a los 4 minutos.

A partir de entonces, la visita se compactó y le cerró los caminos al Millonario, que sólo una vez logró penetrar, pero Tomás Pochettino falló con el arco a disposición.

Pese al flojo desempeño, el entrenador Marcelo Gallardo mandó a los mismos 11 a disputar el complemento.

Una genialidad de Enzo Fernández a los 57, con un remate desde fuera del área y con poco recorrido del pie hizo festejar a los hinchas que colmaron el Monumental.

Pero el alivio duró poco, porque a los 66 el chileno Paulo Díaz, un baluarte hasta entonces, cometió un grave error en la salida, forzado por Facundo Colidio, otro jugador con pasado en Boca, quien definió con acierto ante la salida de Armani.

Hasta el final, River no cejó en su empeño por empatar. Estuvo cerca, pero no era su noche. Y Tigre hizo méritos para avanzar.

No estuvimos en el partido en el primer tiempo y eso se paga caro en este tipo de partidos. Ahora, a reflexionar sobre lo que se ha hecho mal y a enfocarnos en lo que nos queda, que es la Copa Libertadores, reconoció Enzo Pérez.

Más temprano, Argentinos dio el golpe en el estadio Uno. Porque como cuarto de la Zona A, dejó en el camino, y de visitante, al ganador de la Zona B. Y porque llevó el partido a los penales jugando con un hombre menos.

Mauro Boselli convirtió a los 32. Estudiantes parecía tener todo encaminado, mucho más cuando vio la roja Matías Galarza a poco de arrancar el complemento.

Sin embargo, el equipo de Gabriel Milito niveló a través de Fausto Vera a los 65.

El Pincha, favorito parar ganar la serie, vivió el arribo a la tanda de penales como una derrota.

Y desde los 12 pasos, efectivamente se consumó el triunfo de Argentinos, con Federico Lanzilotta como héroe: el arquero contuvo el penal del paraguayo Jorge Morel que sentenció la definición.

Para el equipo de La Paternal acertaron Miguel Torrén, el paraguayo Gabriel ívalos, David Salazar y Vera. Solo falló Nicolás Reniero (por encima del travesaño).

Para el conjunto de Ricardo Zielinski “de gran presente en la Copa Libertadores y ya clasificado a octavos- marcaron Boselli, Leandro Díaz y Brian Orosco. Fernando Zuqui desvió su remate.