Quejas por fechas marcan Copa de Liga argentina

Favoritos, pero no invencibles, Boca Juniors y River Plate se medirán ante Defensa y Justicia y Tigre, respectivamente, por los cuartos de final de la Copa de la liga profesional que antes de jugarse...

Favoritos, pero no invencibles, Boca Juniors y River Plate se medirán ante Defensa y Justicia y Tigre, respectivamente, por los cuartos de final de la Copa de la liga profesional que antes de jugarse levantaron polémica por su programación.

En principio los boquenses deben recibir al Halcón el martes en el estadio La Bombonera. Pero el visitante se niega a jugar ese día porque alega que no tuvo descanso suficiente y pidió postergar el duelo. Mientras que Boca jugó el sábado su último partido de la ronda inicial, Defensa lo hizo el domingo.

No es un descanso lógico para un plantel que tiene que presentarse en una instancia definitiva. Nuestra postura es no jugar, advirtió Diego Lemme, presidente de Defensa, entrevistado el lunes por el canal TyC Sports.

Cuando se le consultó por qué no había planteado con anterioridad la queja formal por la programación de partidos, Lemme respondió que por cábala, ya que se club todavía no se había clasificado a los cuartos de final.

El pedido de postergación choca con la negativa de la alcaldía de Buenos Aires a organizar un operativo de seguridad el mismo día para Boca y River, que el miércoles recibe a Tigre en el estadio Monumental.

No vamos a poner en riesgo a los vecinos de la ciudad por cuestiones deportivas que son valorables, pero nosotros tenemos la responsabilidad de hacer las cosas bien, afirmó Guillermo Madero, director ejecutivo del comité de seguridad del fútbol en la capital, a radio La Red.

Reprogramar Boca-Defensa para el jueves quedó descartado porque las semifinales del certamen están previstas para el sábado.

Hasta pasado el mediodía del lunes el pedido de Defensa no había tenido eco en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA).

Luego de tres victorias consecutivas, dos por el campeonato y otra por la Copa Libertadores, el técnico boquense Sebastián Battaglia salió fortalecido y despejó al menos por ahora las dudas sobre su continuidad en el cargo.

Sin embargo, no debería subestimar el poder de daño de Defensa, un equipo conformado por jugadores en su mayoría descartados por Boca y River que se ganó el respeto de los rivales por su estilo ofensivo bajo la conducción de Sebastián Beccacece.

Tigre, por su parte, tuvo el gran mérito de clasificarse entre los cuatro primeros de su zona en la primera temporada tras obtener el ascenso a la máxima categoría. Le toca medirse ante el último campeón River, que tardó algunas fechas para encontrar su mejor versión y hoy por hoy es el gran favorito para llevarse la copa.

El otro candidato es Racing Club, único equipo invicto en el certamen, que el martes recibirá a Aldosivi. Será el cruce entre dos entrenadores con pasado ganador como jugadores de Boca: Fernando Gago y Martín Palermo, respectivamente.

En tanto que Estudiantes, el equipo más goleador de la fase regular con 33 tantos, chocará el miércoles con Argentinos Juniors.

Los cuartos de final se jugarán a un solo partido en estadio del mejor ubicado en la fase regular. En caso de empate, se definirán por penales.

River o Tigre se medirán en la próxima instancia ante el vencedor de Estudiantes-Tigre. Boca o Defensa del sobreviviente de Racing-Aldosivi.

La final está prevista para el 22 de mayo en el estadio Mario Alberto Kempes de Córdoba.