Embiid vuelve e inspira a 76ers, que vencen a Heat

Joel Embiid pasó la semana aturdido por una conmoción cerebral. Su golpeado pulgar requiere de una cirugía.

Joel Embiid pasó la semana aturdido por una conmoción cerebral. Su golpeado pulgar requiere de una cirugía.

¿Tiene la forma del Jugador Más Valioso? No todavía.

Sin embargo, el camerunés usó una máscara negra y reavivó las ilusiones de un campeonato en los 76ers de Filadelfia y en sus seguidores.

Embiid volvió tras someterse a una cirugía por una fractura facial, y su retorno inspiró a los 76ers para aplastar el viernes 99-79 al Heat de Miami en el tercer partido de la semifinal de la Conferencia Este.

Danny Green y Tyrese Maxey contribuyeron con 21 puntos cada uno a la causa de los Sixers, que acortaron la desventaja en la serie a 2-1.

El enmascarado Embiid anotó 18 puntos y capturó 11 rebotes. Se había perdido los dos primeros duelos de la serie.

Tenemos una buena oportunidad de ganarlo todo, consideró el astro de los Sixers. Tenemos que mantenernos saludables.

Jimmy Butler sumó 33 puntos por el Heat. El cuarto partido se realizará el domingo en Filadelfia.

Embiid sufrió una fractura del hueso orbital derecho y una conmoción cerebral leve en la ronda anterior de los playoffs. Pese a la máscara, capaz de resistir martillazos, camerunés no lució el viernes con la fuerza ni la decisión que había mostrado en la campaña.

Tampoco tuvo que cargar al equipo sobre sus espaldas. Green, Maxey y James Harden descarrilaron los intentos de remontada del Heat con buenos encestes.

De cualquier modo, los 76ers están agradecidos por el regreso.

Cualquier plan en el que puedes tener a Joel como parte del mismo mejora muchísimo, dijo el entrenador Doc Rivers.

Ni siquiera Rivers pudo haber trazado una jugada como la que ayudó a resolver el encuentro. Maxey corrió por toda la cancha para recuperar un balón con un tiro por encima del hombro.

Los 76ers retuvieron la pelota y Embiid logró un enceste y un tiro libre que colocaron el marcador 86-74.

Embiid estuvo bien, pero Green fue mejor. Embocó seis de siete triples durante tres cuartos, coronados por los encestes que apagaron las reacciones de Miami y que estiraron las ventajas de Filadelfia a 54-50 y 57-51.

En el segundo partido, Green había fallado nueve de 10 triples.