Colombia va por la supervivencia ante Bolivia

tras llegar en enero procedente del Porto en un traspaso por 45 millones de euros (50 millones de dólares en su momento).

tras llegar en enero procedente del Porto en un traspaso por 45 millones de euros (50 millones de dólares en su momento).

Otro reto para Colombia es mejorar sus números como local en las eliminatorias, ya que en Barranquilla apenas ha sumado 10 puntos en ocho encuentros.

El miércoles, se conoció una sanción de la FIFA por los incidentes ocurridos en el encuentro anterior ante Perú, en el que se lanzaron objetos a los jugadores locales, y que provocará que cuatro sectores del estadio, en las graderías de sur y norte, no tengan público en el partido del jueves, para el que hasta la víspera se habían vendido 26.500 entradas.

Por su parte, Bolivia llegó a Barranquilla sin varias de sus principales figuras, pero con la misión de probar caras nuevas de cara al futuro.

Los altiplánicos echarán de menos a su capitán y goleador histórico, Marcelo Martins Moreno, máximo anotador de las eliminatorias con 10 tantos, quien se perderá el desafío por acumulación de amonestaciones.

Tampoco estarán en el bando boliviano otras piezas habituales, como el arquero Carlos Lampe y el mediocampista Juan Carlos Arce. Ambos no fueron incluidos en esta convocatoria.