Abramovich apura venta de Chelsea ante riesgo de sanciones

Ante los reclamos de que sea incluido en la lista de empresarios rusos sancionados, Roman Abramovich busca desprenderse de Chelsea, el club de la Liga Premier que convirtió en una máquina de ganar t...

Ante los reclamos de que sea incluido en la lista de empresarios rusos sancionados, Roman Abramovich busca desprenderse de Chelsea, el club de la Liga Premier que convirtió en una máquina de ganar títulos tras invertir a manos llenas.

Uno de los posibles inversores reveló que el oligarca ruso ha puesto en venta al club inglés tras 19 años. Se dice que el monto podría alcanzar al menos los 2.500 millones de dólares.

Chelsea y los representantes de Abramovich no desmintieron el miércoles las declaraciones del multimillonario suizo Hansjorg Wyss de que recibió una oferta para comprar el Chelsea a Abramovich junto a otros tres individuos.

Abramovich está tratando de vender todas sus villas en Inglaterra y también quiere deshacerse rápidamente del Chelsea", dijo Wyss al diario suizo Blick. Ahora mismo está pidiendo demasiado.

Al cumplirse el séptimo día de la invasión rusa a Ucrania, el gobierno británico aún no decide si Abramovich será incluido en una lista de rusos sancionados.

Alisher Usmanov, el magnate ruso de la industria metalúrgica e importante patrocinador de Everton, ya fue sancionado por la Unión Europea. El club de la Liga Premier anunció el miércoles que suspendió los contratos de patrocinio que tenía con las empresas de Usmanov. Una de ellas es USM, dueña de los derechos de nombre del complejo de entrenamientos del club y que había pagado 30 millones de libres (40 millones de dólares) por los mismos derechos del nuevo estadio que se construye en Liverpool.

El primer ministro británico Boris Johnson señaló que no era apropiado referirse a casos individuales cuando se le preguntó en la Cámara de los Comunes sobre el por qué Abramovich aún no había sido sancionado.

Debemos responder con firmeza ante Putin y contra quienes que facilitan su régimen", dijo Keir Starmer, el líder del opositor Partido Laborista, dirigiéndose a Johnson. Roman Abramovich es el dueño del club de fútbol Chelsea y de otros importantes bienes en el Reino Unido. Es un individuo en la mira del Ministerio del Interior debido a sus nexos con el estado ruso y su vinculación pública con actividades y prácticas corruptas".

Chelsea, el reinante campeón de Europa, adeuda más de 2.000 millones de dólares a Abramovich en concepto de préstamos como parte de la inyección financiera que permitió al club de Londres erigirse como uno de los más exitosos de Europa.

El legislador laborista Chris Bryant recurrió al privilegio parlamentario en la Cámara de los Comunes para asegurar el martes que Abramovich había emprendido la venta de sus bienes en Londres y especuló que tiene miedo de ser sancionado.

Bryant añadió: El riesgo es que el señor Abramovich venda todo para cuando sea sancionado.

Abramovich intentó distanciarse de la toma de decisiones en Chelsea al anunciar el sábado tried que cedía el cuidado y la administración del club a los fideicomisarios de la Fundación de Chelsea. Pero la Comisión de Caridad, que regula a la Fundación, informó que recibió una notificación de los fideicomisarios de la Fundación, cuestionando cómo se podría gestionar el plan de Abramovich.

Abramovich afronta pedidos para que condene la invasión rusa, pero aún no se han pronunciado al respecto.

En 2012, una jueza del Tribunal Superior de Londres citó los vínculos de Abramovich con Putin al emitir un fallo sobre un litigio legal. La jueza Elizabeth Gloster mencionó que Abramovich tenía muy buenas relaciones y acceso privilegiado" con Putin, aunque añadió que no podía mover los hilos presidenciales. Abramovich ha negado haber seguido órdenes de Putin.

La última vez que a Abramovich se le vio en público en la cancha de un estadio de Abu Dabi luego que Chelsea ganó el Mundial de Clubes el mes pasado. La última vez que estuvo en el estadio Stamford Bridge del club fue el año pasado.