Copa Africana: Senegal y Egipto avanzan a semifinales

Las máximas estrellas del fútbol africano se podrían encontrar en el partido más grande del continente.

Las máximas estrellas del fútbol africano se podrían encontrar en el partido más grande del continente.

Egipto, con Mohamed Salah, y Senegal, con Sadio Mané, alcanzaron el domingo las semifinales de la Copa Africana. Un triunfo más para ambos representativos significará que la dupla del Liverpool se encontraría en la final.

Salah anotó el gol del empate y luego gestó el tanto de la victoria para que Egipto derrotara 2-1 a Marruecos tras la prórroga y alcanzar las semifinales de la Copa Africana.

En tanto, Mané asistió a Famara Diedhiou en el primer gol de Senegal en la victoria de 3-1 sobre Guinea Ecuatorial en el mismo Estadio Ahmadou Ahidjo de Yaondé.

Los reservas Cheikhou Kouyaté e Ismaila Sarr sentenciaron a Guinea Ecuatorial, que había empatado provisionalmente con gol de Jannick Buyla pocos minutos después de que les marcaran un penalti sólo para que el VAR lo revirtiera.

Egipto avanzó a la semifinal donde se enfrentará al anfitrión Camerún en una repetición de la final de 2017 que fue para el cuadro camerunés. Ese encuentro del jueves también será el duelo entre los dos conjuntos más ganadores en la historia del certamen, con 12 títulos cada uno.

Senegal se medirá a Burkina Faso en la primera semifinal del miércoles, cuando el equipo de Mané busque su segundo viaje consecutivo a la final. Senegal espera finalmente conquistar el título este año y desprenderse de la etiqueta del mejor equipo que nunca ha ganado el torneo africano.

Egipto tuvo que remar contra corriente muy temprano en el partido por culpa de una penal cometido sobre Achraf Hakimi y que Sofiane Boufal transformó en gol a los siete minutos.

Salah se encargó de la réplica al capitalizar un rebote a los 53 para poner a los 53. El astro del Liverpool inglés culminó su tarea al poner un medido centro rasante que Trézéguet empujo al fondo cerca del final del primer tiempo extra para el 2-1.

Egipto debieron recurrir a su tercer portero Mohamed Sobhy durante casi toda la prórroga tras la lesión de Mohamed Abou Gabal, quien había tenido que reemplazar al titular Mohamed el-Shenawy.

Egipto no se proclama campeón del certamen continental tras fijar un récord con su séptimo título en 2010. Salah debutó con la selección el año posterior a esa consagración y sigue buscando el primer gran título con su país.